Menú

15 años sin María Gabriela Epumer, destacada figura femenina del rock nacional

30/06/2018 - Retro
15 años sin María Gabriela Epumer, destacada figura femenina del rock nacional

Hace 15 años, el 30 de junio de 2003, sorpresivamente fallecía una de las mujeres mas talentosas del rock argentino, la cantante y guitarrista María Gabriela Epumer. Su salto a la popularidad llegó de la mano de Viuda e Hijas de Roque Enrol. Luego sería convocada por Charly García para ser la guitarrista y corista de su banda.

Epumer había comenzado su carrera a los 16 años, cuando ingresó a la banda de María Rosa Yorio, con la que grabó el disco “Con los ojos cerrados”. Luego, integró Rouge con Claudia Sinesi y Andrea Álvarez. Este proyecto devino en Viuda e Hijas de Roque Enroll, una banda que se convirtió en un hito de la historia del rock argentino.

Viuda e Hijas de Roque Enroll fue -junto con Los Twist- uno de los grupos más desfachatados de los años 80. Con Claudia Ruffinatti (teclados), Claudia Sinesi (bajo y voz) y Mavi Díaz (voz), Epumer publicó tres discos de estudio: “Viuda e Hijas de Roque Enroll” (1984), “Ciudad Catrúnica” (1985) y “Vale cuatro” (1986). Con su siguiente proyecto, Maleta de Loca, un efímero grupo con su amiga Claudia Sinesi, grabó su placa debut en 1989, con producción de Ulises Butrón. Pero la Argentina de la hiperinflación también terminó con la vida del grupo.

El nombre de la banda fue idea del productor Bernardo Bergeret, quien en una entrevista con Clarín en 1997 contó cómo se le ocurrió: “En Uruguay había un local que vendía sombrillas para playa que se llamaba Viuda e Hijas de Alberto Conti. También existía un tema titulado ‘Ese tal Roque Enrou’. Entonces mezclé las dos cosas”, narró. Y agregó: “¿Cuánto vendieron Las Viudas? 400 mil copias entre los dos primeros discos. Nosotros pensamos en un público adolescente y también enganchamos al público infantil”.

“María Gabriela tocó con Fito Páez, con Luis Alberto Spinetta y siempre fue la compinche de cualquier músico que necesitara una buena guitarra y una dulce voz para un disco o un show. Utilizó su ascendencia mapuche como inspiración artística mucho antes de que se comenzara a hablar de los pueblos originarios y fue amasando con constancia y sin aspavientos una carrera solista que mostraba progresos disco a disco. ‘Señorita Corazón’ fue el debut en 1997 con su banda A1, nombre que Charly García le cedió; le siguió ‘Perfume’ en el 2000, y un año más tarde apareció un E.P. titulado ‘Pocket Pop’, que tenía la particularidad de venir en una cajita”, recordaba Marchi en aquella nota publicada por el matutino porteño.

En enero del 2003 se editó “The Compilady”, una recopilación de los tres primeros discos de la artista, en forma independiente, que incluye remixes, un tema nuevo y uno en vivo con Los Gauchos Alemanes, más seis tracks de video.

María Gabriela provenía de una familia llena de música. Era nieta de Juan Epumer, guitarrista del cantante de tangos Agustín Magaldi. Su hermano Lito Epumer, integró la última formación de Spinetta Jade y luego la nueva de Madre Atómica. Pero la figura artística más trascendente de la familia es su tía, Celeste Carballo.

Su compañera en Viuda e Hijas, Mavi Díaz, la recordó con un posteo en Instagram. A una fotografía del grupo la acompañó con la leyenda “María Gabriela Epumer 1/8/1963 – 30/6/2003/ In Memorian #Mapu #Siempre #Viudas #SeñoritaCorazon”.

María Gabriela Epumer 1/8/1963 – 30/6/2003 In Memorian #Mapu #Siempre #Viudas #SeñoritaCorazon ❤️

A post shared by Mavi Diaz (@mavidiazmusic) on

“Siempre decimos que ‘Las viudas’ fue lo mejor que nos pasó en la vida, porque no solo fue una época muy especial para los argentinos sino porque nos cambió la vida a nosotros también”, había comentado Díaz tras la muerte de Epumer. También dijo que “éramos muy chicas, crecimos juntas y fueron los mejores años de mi vida los que compartí con ella. Nuestra amistad siguió por todos estos años”.

En el momento de definiría como artista, Díaz aseguró que “era una luchadora de las que no hay. Un persona que siguió fiel a lo que siempre quiso hacer con lo que le gustaba y no había obstáculo que se le interpusiera”.

“Hacía discos sin compañía y sin ‘guita’. Era una luchadora, con unas ganas de hacer cosas. Ella fue las persona que sacó las cosas adelante pese a las adversidades”, con el grupo.

Andrea Álvarez, compañera en Rouge, también la recordó: “Hoy fue un día muy intenso con emociones de todo tipo y mi recuerdo a 15 años de la pérdida de María Gabriela Epumer, que es como una parte de mi ser que me sacaron para siempre”.