Menú

A 45 años del lanzamiento de “Dust in the Wind”, el gran éxito de Kansas

21/01/2023 - Retro
A 45 años del lanzamiento de “Dust in the Wind”, el gran éxito de Kansas

Cuando Kerry Livgren, por ese entonces guitarrista de Kansas, presentó una versión cruda de “Dust in the Wind” a sus compañeros, estaba convencido de que no querrían grabarla.

Sin embargo, el grupo estaba listo para asumir algunos riesgos, luego del sorprendente éxito de “Carry On Wayward Son” en 1976. Así es como llegaron a grabar “Dust in the Wind” para el LP “Point of Know Return” de 1977. Lo lanzaron como single en enero de 1978 y luego lo vieron convertirse en su único éxito Top 10 en los Estados Unidos.

“Cuando Kerry tocó ‘Dust In The Wind’ para nosotros… Realmente nunca habíamos hecho una canción acústica completa”, dijo el baterista Phil Ehart a Ultimate Classic Rock. “Creo que tuvimos algunos interludios acústicos y esas cosas en parte de nuestra música. La presentó diciendo: ‘Probablemente a ustedes no les guste esto, porque esta es una canción acústica'”.

El guitarrista Richard Williams dijo: “Kerry había desarrollado un patrón de acordes para ejercitar los dedos. Se le ocurrió un pequeño patrón de acordes y estaba practicando. Su esposa venía y decía: ‘Eso es realmente bueno, tal vez deberías escribir una canción con eso’. Y él decía: ‘No, no… no hacemos cosas como esta. A los muchachos realmente no les gustaría’. Pero finalmente lo hizo. Escribió una canción y la llevó al ensayo mientras trabajábamos en el álbum. Nos dijo: ‘Tengo una canción más. Probablemente no la haremos, pero de todos modos, aquí está'”.

De manera similar, también tardía, “Carry on Wayward Son” se agregó al álbum “Leftoverture” de 1976. Se convertiría en la canción más destacada del LP. “‘Dust’ también llegó bastante tarde en el proceso”, dijo Williams. “(Livgren) nos mostró la canción y tenía un (grabador) reel to reel (de cinta abierta), que encendió mientras murmuraba la letra. Él y Steve (Walsh) estaban mirando la hoja con las letras. Incluso en esa primera presentación cruda y básica, nos dimos cuenta de inmediato de que tenía algo”.

Ehart dijo que la tocó “y, por supuesto, el resto es historia. Pero sí, solo estar sentado ahí y él tocándola fue algo que no creo que ninguno de nosotros olvide nunca. Porque fuimos los primeros en escucharla y nos dejó boquiabiertos. Ya sabés, era muy impresionante, incluso en sus etapas embrionarias. Era fácil darse cuenta de que esto iba a ser algo especial”.

Completar la canción no fue un proceso fácil para Williams, quien no estaba acostumbrado a tocar la guitarra con una púa. Los problemas empeoraron por el hecho de que Kansas estaba trabajando en un estudio alternativo después de que aquel en el que habían comenzado presentara problemas técnicos sin solución.

“Estábamos usando máquinas más viejas”, recordó Williams. “Así que no podías marcar el tiempo de nada. Tuve que tocarla de principio a fin. No había ninguna posibilidad de una edición. Fue un proceso largo, porque hay cuatro guitarras tocando eso”.

Williams dijo que fue “al estudio a la mañana siguiente y todos se estaban agarrando la cabeza y yo decía: ‘Oh, no’. Algunas de las máquinas más viejas podían a veces tragarse la cinta. Pensé: ‘Oh, no, accidentalmente escucharon la grabación o algo así y perdimos una parte’. Dijeron: ‘No, no, solo escuchala’. Me senté en una silla y lo encendieron y ahí estaba en toda su gloria. Sonaba genial… excepto que en el fondo, podías escuchar… cuatro pistas con los dedos golpeando las cuerdas”.

El efecto, dijo, era como “(si caballos) Clydesdales estuvieran bailando en el fondo”. No tenían otra opción que hacerlo de nuevo. “Tuve que hacerlo sin púas… Fue otro largo día de grabación y para entonces, mis dedos estaban ensangrentados, pero lo logramos”. Al final, Williams dijo: “Mi recuerdo mayormente es del doloroso proceso de pasar dos días grabándola. ¡Cuando terminamos ya era suficiente!”.

A pesar de esos recuerdos, Williams informó que la “afinación Nashville” que le sugirieron para facilitar la grabación había sido una revelación. Es “un truco de ingeniero que nunca habíamos escuchado antes”, informó. “Así que dije: ‘Claro, intentémoslo’, y lo he hecho desde entonces en todo lo que hemos grabado”.

“Dust in the Wind” alcanzó el número 6 en los Estados Unidos y fue el 39º single más vendido del año, y desde entonces ha superado las ventas de triple platino. Ehart admitió que Kansas había estado bajo presión “para superar” el éxito de “Leftoverture”, pero señaló: “Con la ayuda del primer single, que fue ‘Point of Know Return’, subió en las listas y luego ‘Dust in the Wind’ simplemente lo hizo explotar en todo el mundo, sí, definitivamente tuvimos éxito al hacerlo. Teniendo eso y trabajando espalda con espalda, no podrías pedir más. Fuimos muy, muy afortunados”.

Su canción terminó viajando a algunos lugares sorprendentes. “Hemos tenido muchos covers a lo largo de los años… y siempre es halagador”, agregó Ehart. “Incluso hay una versión rap de ‘Dust in the Wind’… La escuché y pensé: ‘Alguien puso mucho trabajo para hacer eso’. Siempre agradecemos a las personas que piensan que vale la pena versionar nuestra música. Es muy halagador y es genial”.