Menú

Cumple 45 años “Sabbath Bloody Sabbath”, el emblemático disco de Black Sabbath

01/12/2018 - Retro
Cumple 45 años “Sabbath Bloody Sabbath”, el emblemático disco de Black Sabbath

“Sabbath Bloody Sabbath” sigue siendo considerado un disco clásico e influyente. Para muchos es el último gran álbum que Black Sabbath grabó con su formación más emblemática: Ozzy Osbourne, Tony Iommi, Geezer Butler y Bill Ward.

Sin embargo, a mediados de 1973 hubo un momento en el que parecía que el sucesor de “Vol. 4” (1972) podría haber sido desechado.

“Me quedé atascado y no podía pensar en nada en que escribir”, dijo Iommi en 2009. “No sé si fue presión o qué. Salimos de Los Ángeles, volvimos a Inglaterra y pensamos: ‘Bueno, esto es todo. Esto está terminado. Se acabó'”

Para “Sabbath Bloody Sabbath”, publicado el 1 de diciembre de 1973, Black Sabbath esperaba recrear la atmósfera que había generado para “Vol. 4”, un álbum que fue alimentado por grandes cantidades de drogas y alcohol. Aunque ya eran una banda enorme cuando compusieron las canciones para ese disco, también fueron extremadamente prolíficos y vibraron con creatividad. Así que regresaron al mismo lugar que habían alquilado en Bel Air con la esperanza de que el rayo cayera dos veces en el mismo lugar.

“Era la misma casa, el mismo todo, pero simplemente no funcionaba”, dijo Iommi. “Fue la primera vez en mi vida que tuve el famoso bloqueo de escritor y básicamente todos solían esperar hasta que encontraba un riff y luego trabajábamos desde allí. Pero nada venía”, explicó.

Desanimados, los miembros de Black Sabbath dejaron Los Ángeles, volaron de regreso a Inglaterra y se tomaron unas semanas de descanso. Cuando se volvieron a conectar, decidieron darle otra oportunidad al álbum, así que alquilaron el castillo Clearwell en The Forest of Dean, Gloucestershire, Inglaterra y colocaron los equipos de sonido en el calabozo. Ese cambio de ambiente inspiró a Iommi.

“Tan pronto como estuvimos allí, se me ocurrió la canción del título, ‘Sabbath Bloody Sabbath'”, dijo. “El riff apareció de esa manera y pensé: ‘Ahí está, estamos otra vez en camino’. Fue el inicio del álbum y seguimos adelante desde allí”.

Así como el castillo le dio nuevas energías a Sabbath, también los asustó. Había versiones de que el lugar estaba embrujado y durante su estancia, Iommi y Osbourne vieron una figura con una capa negra que caminaba por un pasillo y desaparecía. No fue un incidente aislado. Si bien esas experiencias dieron miedo, ese ambiente tenebroso complementó los riffs de canciones como “A National Acrobat” y “Killing Yourself to Live”.

Aunque gran parte de “Sabbath Bloody Sabbath” es melancólico, la banda también experimentó con estilos fuera del doom metal. “Sabbra Cadabra” está arraigado en los pesados ​​blues de bandas como Cream y Led Zeppelin y “Looking for Today”, que presenta arpegios melódicos y un interludio acústico con un pasaje de flauta, parte del hard rock más tradicional.

Black Sabbath grabó “Sabbath Bloody Sabbath” en los Morgan Studios en Willesden, en el norte de Londres, y mientras estaban ahí con el productor Tom Allom, extendieron sus límites musicales aún más de lo que tenían cuando estaban en la mazmorra del castillo. A Iommi se le ocurrió “Fluff”, un clásico instrumental acústico que entrelazaba delicadas guitarras, piano y cuerdas. La canción debe su nombre a un empleado de la BBC, Alan “Fluff” Freeman, uno de los pocos DJs que pasaban música de Black Sabbath por la radio.

Black Sabbath contrató a una orquesta para el progresivo “Spiral Architect”, pero el estudio era demasiado pequeño para todos los músicos, por lo que se mudaron a los Pye Studios, donde Osbourne pasó el día cantando las partes que quería que los violinistas y violoncelistas toquen.

Además, Osbourne compró un sintetizador Moog para usarlo en “Who Are You?”. A pesar de que no tenía experiencia con el instrumento, jugó con la configuración para crear una serie de tonos y ruidos de otro mundo que coincidían con el ambiente siniestro de la canción. Además, Iommi grabó varias partes para el álbum en sitar y gaitas, pero no le gustó ninguna así que las desechó.

Led Zeppelin visitó a Black Sabbath en el estudio mientras grababan, y el baterista John Bonham se ofreció como voluntario para tocar en “Sabbra Cadabra”, pero Sabbath sintió que su distintivo estilo interrumpiría el flujo del álbum. Sin embargo, el tecladista Rick Wakeman sí tocó como músico de sesión en la canción.

En sus memorias, “I Am Ozzy”, Osbourne escribió que después de tantas idas y vueltas, “Sabbath Bloody Sabbath” fue un triunfo creativo para Black Sabbath. “Fue nuestro último gran álbum, creo. Y con la música nos las arreglamos para lograr el equilibrio justo entre nuestra vieja pesadez y nuestro nuevo lado ‘experimental'”.

“Sabbath Bloody Sabbath” fue certificado Disco de Oro en los Estados Unidos el 20 de marzo de 1974 (llegó al Platino el 13 de octubre de 1986).