Menú

Cumple 50 años “Hey Jude”, una de las canciones más emblemáticas de The Beatles

05/08/2018 - Retro
Cumple 50 años “Hey Jude”, una de las canciones más emblemáticas de The Beatles

Cualquiera que haya asistido a un concierto de Paul McCartney sabe que “Hey Jude” es el punto más celebrado de la noche. Una vez que la multitud corea el final de la canción, es evidente que tiene propiedades curativas.

Hace cincuenta años, el 31 de julio de 1968, Los Beatles se mudaron del Studio 2 en Abbey Road a Trident Studios en St. Anne’s Court en Soho para completar el nuevo single del grupo. Para recordar esto, van algunos hechos que marcaron la historia de “Hey Jude”.

La composición

En 1968, John Lennon había comenzado su relación amorosa con Yoko Ono, provocando su divorcio de Cynthia Powell. McCartney fue a ver a Cynthia y a su hijo en común con Lennon, Julian. Paul diría de aquello: “Hemos sido buenos amigos durante muchísimos años y creo que es excesivo considerarlos personæ non gratæ y sacarlos de mi vida”.

Cynthia recordó: “Me sorprendí totalmente cuando, una tarde, Paul llegó por su cuenta. Estaba conmovida por su preocupación acerca de nuestro bienestar […] En el camino hacia aquí compuso ‘Hey Jude’ en el automóvil. Nunca olvidaré el detalle de Paul de preocuparse por venir a vernos”.

El título original era “Hey Jules”, y tenía la intención de consolar a Julian del dolor causado por el divorcio de sus padres. “Comencé con la idea de ‘Hey Jules’, que era Julian, don’t make it bad, take a sad song and make it better (no lo estropees, toma una canción triste y mejórala). ¡Hey, trata de lidiar con esa terrible situación! Sabía que no iba a ser fácil para él. Siempre me sentí triste por los niños en los divorcios… Para cuando llegué ya tenía la idea para la canción. Lo cambié a ‘Jude’ porque pensé que sonaba mejor”.

Julian Lennon descubrió que la canción había sido escrita para él cerca de veinte años después. Sobre su relación con McCartney comentó: “Paul y yo solíamos estar juntos mucho más tiempo del que pasábamos mi padre y yo. Teníamos una gran amistad y parece que hay más fotos de Paul jugando conmigo que las que tengo con mi padre”.

Los ensayos

Los Beatles ensayaron y grabaron la canción en Abbey Road el 29 y 30 de julio, y acumularon unas 25 tomas. Una toma del 29 se puede encontrar en “Anthology 3”. George Harrison no estaba allí porque se dice que McCartney gobernó las sesiones con una visión singular y decidió que él no era necesario, por lo que se sentó en la sala de control con George Martin y el ingeniero Ken Scott. Mientras tanto, Paul y Ringo estaban molestos por la constante presencia de Yoko Ono, quien insistió en estar junto a John todo el tiempo.

La sesión principal

Abbey Road todavía contaba con máquinas de grabación de cuatro canales, mientras que Trident ya tenía nuevas máquinas de ocho canales. Mal Evans, el indispensable asistente de Los Beatles, decoró el estudio con algunas bonitas y frondosas plantas de marihuana.

Se grabaron cuatro tomas. McCartney, accidentalmente, comenzó la primera toma sin Ringo porque había ido al baño. Afortunadamente, regresó justo a tiempo para que comenzara su parte exactamente a los 50 segundos. Resultó que esta toma fue la que todos hemos llegado a conocer.

“Ringo salió al baño y yo ni siquiera me di cuenta. El baño estaba a unos cuantos metros de su puesto de batería, pero había pasado ya por mi espalda y yo seguía pensando que estaba en su lugar. Comencé a tocar la toma que es la que se utilizó, y mientras tocaba sentí repentinamente a Ringo pasando en puntitas de pie muy rápido por detrás de mí, tratando de llegar a su puesto. Después de que se puso en la batería, boom boom boom, la sincronización fue absolutamente impecable”, contó McCartney.

En la canción, McCartney toca un piano Bechstein enorme, especial para conciertos, que tiene más de 150 años y es mundialmente famoso entre los músicos. “Your Song” de Elton John y “Killer Queen” de Queen usan el mismo piano.

A los dos minutos y cincuenta y ocho segundos de la canción, John Lennon exclama una palabrota. Paul había tocado una nota equivocada en el Bechstein, lo que provocó el estallido de Lennon. Otra versión de la historia dice que accidentalmente se envió a los auriculares de Lennon una ráfaga de audio tan fuerte que provocó que gritara “WOW” y luego “FUCKING HELL” mientras se los quitaba. Está oculto en medio de la mezcla, pero está ahí.

Se suponía que la canción no debía durar tanto, pero todos la pasaron tan bien improvisando el coro final que simplemente no podían parar.

Las sobregrabaciones

Todos volvieron a Trident el 1 de agosto para las sobregrabaciones (coros, más guitarras y bajo, pandereta y una orquesta de 36 piezas). Dato curioso: el bajo de McCartney se omite de los coros del final a favor de algunos instrumentos de viento de sonidos graves.

Cuando se les pidió a los miembros de la orquesta que agregaran aplausos, uno de ellos gritó: “¡No voy a aplaudir y cantar esta maldita canción de Paul McCartney!”.

Trident cobró 25 libras esterlinas por hora.

La versión final

Los ejecutivos de EMI estaban horrorizados por la duración de la canción. Con 7 minutos y 11 segundos, se pusieron furiosos sobre las perspectivas que una canción tan larga tendría en la radio. “¡Los DJ nunca la pasarán!”, gritaban. “Lo harán si somos nosotros”, dijo Lennon. Realmente no podría discutirse eso. Mientras tanto, se necesitó un poco de magia tecnológica para asegurar que “Hey Jude” pudiera caber en un lado de un single de vinilo de 7 pulgadas sin degradar su sonido. Los ingenieros de EMI lo descubrieron.

La sesión casi se pierde porque las reproducciones iniciales no tuvieron agudos debido a problemas técnicos. Afortunadamente, los ingenieros del estudio pudieron solucionar las cosas.

Lanzamiento

El single de “Hey Jude” fue publicado el 26 de agosto de 1968 en los Estados Unidos y el 30 de agosto en el Reino Unido, junto con “Revolution” en el lado B. Fue el primer lanzamiento de The Beatles en Apple Records. Vendió 10 millones de copias como single, convirtiéndose en el más exitoso de la banda.

“Hey Jude” se convirtió en el lanzamiento debut que más ventas había recaudado para un sello discográfico en la historia. Llegó al número uno de las listas de once países, incluyendo los Estados Unidos y el Reino Unido.

Videoclip

Los Beatles contrataron a Michael Lindsay-Hogg para rodar el video promocional de “Hey Jude”. Acordaron filmar con un público en vivo, aunque controlado. Hogg rodó el vídeo en Twickenham Film Studios el 4 de septiembre de 1968, con el propio McCartney diseñando el set. Tony Bramwell, un amigo de The Beatles, describió después el set como “el piano, ahí; batería ahí; y la orquesta en dos niveles hasta atrás”.

El video final es una combinación de varias y diferentes tomas,​ e incluye “introducciones” de la canción filmadas por David Frost (quien presentó a The Beatles como “la mejor orquesta de sala de té del mundo”)​ y Cliff Richard, para sus respectivos programas de televisión.

El video se transmitió por primera vez en el Reino Unido el 8 de septiembre de 1968 y el 6 de octubre del mismo año en los Estados Unidos, en el programa de “The Smothers Brothers Comedy Hour”.