Menú

Cumple medio siglo el disco debut de Led Zeppelin

12/01/2019 - Retro
Cumple medio siglo el disco debut de Led Zeppelin

Desde que existen los críticos de rock, o los críticos de arte en general, éstos se han equivocado con bastante frecuencia. Nuestro sistema está construido sobre una variable cambiante que es la percepción humana: la crítica es una ciencia inexacta, una instantánea de un momento. Las cosas cambian, y con el cambio llega una perspectiva diferente. Tal vez ese sea el motivo por el cual una pequeña banda del Reino Unido, que actuaba bajo el nombre de Led Zeppelin, pasó en aquel 1969 casi inadvertida en medio de una oleada de grupos británicos ya famosos.

En ese momento, las bandas británicas corrían desenfrenadamente hacia los Estados Unidos, algunas eran auténticas, algunas eran auténticas pero pronto serían irrelevantes, y justo después de la separación de Cream, todo el mundo parecía cada vez más escépticos de que alguien pudiera llenar el enorme agujero que quedaba en el blues rock. Por supuesto, todos estaban muy equivocados. Una regla no oficial y probada para determinar verdaderamente si un álbum es un clásico o no es simplemente esperar. Cincuenta años después todavía estamos maravillados por el álbum debut homónimo de Led Zeppelin, y está más que claro que es uno de los álbumes de rock más importantes de su tiempo. Es, francamente, un disco trascendental.

“Led Zeppelin I”, publicado el 12 de enero de 1969, es un LP debut magistralmente construido como si se tratara de una banda veterana e inteligente. Es la oda de Led Zeppelin a la metamorfosis progresiva del rock. Sus arreglos suelen ser atrevidos y en ocasiones semi improvisados. Su orquestación se adentra en el rock duro y el heavy metal con matices de blues que a menudo hacen que los acordes lloren de manera conmovedora como si estuvieran siendo maltratados. Es a la vez potente y preciso. Ninguna estrofa parece fuera de lugar. Todo tiene un propósito. Cada momento juega un papel en la construcción de un tapiz sonoro ambicioso que es una gran suma de sus partes. Hay una cuidadosa consideración en cada nota, cada frase, cada crescendo perfectamente colocado. La atención al detalle da forma a su estética.

Aunque no se notó en ese momento, “Led Zeppelin I” fue un trabajo innovador que era mucho más rico y exuberante que cualquier otra cosa. Prepararía el escenario para el aún mayor “Led Zeppelin II” ese mismo año, pero esto no necesariamente lo eclipsa. “Led Zeppelin I” fue notablemente radical y electrizante.

Hace unos años, el periódico británico The Telegraph tituló una entrevista al guitarrista y líder de facto de Zeppelin, Jimmy Page, con la frase: “Sabíamos que ninguna banda había sonado como Led Zeppelin”. Y es verdad. Hay algo único en esa mixtura saturada de blues y heavy metal. De muchas maneras, el álbum incorpora las mejores cosas de la cultura rock: tiene muchos riffs pesados (cuando tienen que serlo), es experimentalmente progresivo y potente sin ser grandilocuente, pero universalmente aceptable. “Led Zeppelin I” estableció a Led Zeppelin como un factor de influencia importante en el rock de los 70.

De principio a fin, el LP de 45 minutos y nueve canciones es una proyección perfecta del futuro no muy lejano del rock and roll, un futuro en el que impactaría mucho. No es exactamente la fantasía de ensueño que fueron los volúmenes posteriores, pero es el primer dominó de hard rock que sienta las bases para todo lo que lograría la banda en los años siguientes. Es el comienzo de una evolución.

Incluso hoy suena muy bien. “Good Times Bad Times”, “Communication Breakdown”, “Black Mountain Side”, “Baby I’m Gonna Leave You”, “Dazed and Confused” o “You Shook Me” siguen siendo impactantes y trascendentales medio siglo después. Por eso es sorprendente ver lo equivocados que estaban los críticos. ¿Cómo pudieron haberse perdido esta gema?

“Led Zeppelin I” es una visión fantástica de la cápsula del tiempo, un testimonio permanente de aquel rock pomposo y explosivo. Si se publicara hoy, todavía habría un lugar para él en la historia del género. Si el rock actual se desvive por Greta Van Fleet… ¿que pasaría si una banda saca hoy un disco como “Led Zeppelin I”?. El disco es aún más relevante porque inició el camino para una de las mejores bandas de rock de todos los tiempos. Incluso cuando nadie lo sabía todavía.

Etiquetas: