Menú

Dos discos en vivo de Serú Girán serán editados en vinilo por primera vez

18/12/2017 - Noticias
Dos discos en vivo de Serú Girán serán editados en vinilo por primera vez

“Yo no quiero volverme tan loco”, el registro de un show de Serú Girán en el Teatro Coliseo en 1981, y el álbum doble grabado en 1992 en el Estadio de River Plate en los conciertos de regreso serán editados por primera vez en vinilo, por la multinacional Sony Music.

El primero de estos trabajos consiste en una cinta que un fan le acercó al baterista Oscar Moro, que fue “curada” por el bajista Pedro Aznar, y vio la luz en CD en el año 2000, 19 años después del concierto.

El álbum incluye clásicos de la banda como “Autos, jets, aviones, barcos”, “Salir de la melancolía”, “Canción de Alicia en el país”, “A los jóvenes de ayer”, “Cuánto tiempo más llevará”, “Seminare”, “Cinema verité”, “No llores por mí, Argentina”, “En la vereda del sol”, “Mientras miro las nuevas olas” y “Peperina”, entre otros.

Se destacan especialamente una veloz versión de “Yo no quiero volverme tan loco” e “Inconsciente colectivo”, que integrarían “Yendo de la cama al living”, el primer disco solista de Charly García.

Por su parte, “Serú Girán en vivo I & II” es el testimonio de las noches del 19 y 30 de diciembre de 1992 cuando la popular banda se reencontró con su público, a diez años de su separación, un acontecimiento que incluyó la grabación de un disco con temas nuevos y una película dirigida por Raúl de la Torre (“Peperina”).

El trabajo presenta, entre otros, clásicos como “Cinema verité”, “Esperando nacer”, “El mendigo en el andén” y un set acústico compuesto por “Alto en la torre”, “El tiempo es veloz” y “Fotos de Tokio”.

La edición en vinilo vendrá acompañada de un álbum de fotos inéditas de los dos conciertos realizados en River.

Integrada por Charly García, el guitarrista David Lebón, el bajista Pedro Aznar y el baterista Moro, Serú Girán fue una de las bandas más importantes del rock nacional, al punto de ser catalogada por la crítica como “los Beatles argentinos”.

Con cuatro memorables discos de estudio y el vivo “No llores por mí, Argentina”, este supergrupo dejó en cinco años de trayectoria una marca en el rock local a partir de un puñado de clásicos y refinados arreglos, que podían oscilar entre el rock sinfónico, el rock más potente y hasta algunas pinceladas de jazz rock.