Menú

Eric Clapton: “Tendría que haber estirado la pata hace mucho tiempo”

11/06/2016 - Noticias
Eric Clapton: “Tendría que haber estirado la pata hace mucho tiempo”

Eric Clapton ha estado discutiendo la posibilidad de que su nuevo disco, “I Still Do”, sea el último de su carrera, debido a algunos problemas de salud de larga data. En una nueva entrevista otorga más detalles sobre lo que últimamente le ha estado causando tanto dolor, mientras sigue manteniendo una actitud positiva.

“He sufrido mucho dolor en el último año”, dijo a Classic Rock. “Comenzó con un dolor en la baja espalda, y se convirtió en lo que ellos llaman neuropatía periférica… que se siente como si tuvieras descargas eléctricas que bajan por la pierna. Es un trabajo duro tocar la guitarra y he llegado a la conclusión de que esto no va a mejorar”.

En 2013, Clapton canceló algunos conciertos debido a un “fuerte dolor de espalda”, y, hace dos años, se le sugirió que abandone las giras, en parte debido a su estado de salud. Sin embargo, a pesar de reconocer que tocar la guitarra es “a veces un trabajo duro, por el aspecto físico del mismo”, Clapton sabe que se ha sentido peor. “Hubo un momento donde me estaban llevando al hospital St. Paul (en Minnesota) y yo me estaba muriendo, al parecer”, continuó. “Tenía tres úlceras y una de ellas estaba sangrando. En esa época estaba tomando tres botellas de brandy y puñados de codeína, y estuve cerca de morirme”.

Ahora que superó los 70 años, se siente afortunado de haber sobrevivido a los excesos de los años 70, y, a pesar de lo que está pasando en este momento, está agradecido de seguir vivo. “Debido a que estoy en recuperación del alcoholismo y otras adicciones resulta ser una gran cosa estar vivo. Tendría que haber estirado la pata hace mucho tiempo. Por alguna razón me arrancaron de las fauces del infierno y me han dado otra oportunidad”

El 20 de mayo, Clapton lanzó su 23º álbum, “I Still Do”. Esta es la primera colaboración del cantante y guitarrista con el productor Glyn Johns desde el ya clásico “Slowhand” (1977) y su sucesor, “Backless” (1978).