Menú

Falleció Ron Campbell, el caricaturista de Los Beatles

27/01/2021 - Noticias
Falleció Ron Campbell, el caricaturista de Los Beatles

Ron Campbell, cuya larga carrera como caricaturista lo llevó a trabajar en la serie de dibujos animados de Los Beatles y la película “Yellow Submarine”, murió a los 81 años.

La noticia fue publicada en la página de Facebook de Campbell por su socio comercial, Scott Segelbaum. “Es con gran tristeza y un gran pesar que he recibido la noticia de que el famoso animador / productor / director / artista de guiones gráficos Ron Campbell falleció a los 81 años”, escribió Segelbaum. “Ron fue un querido amigo y mi socio comercial durante más de una década. Su muerte deja un gran vacío”.

Continuó: “Campbell fue una de las últimas personas que literalmente animó nuestra infancia… Hacer películas de dibujos animados era algo con lo que Ron había soñado desde que tenía seis años, cuando se enteró de que los cortometrajes de Tom y Jerry que veía en los cines eran solo dibujos. Estaba asombrado de que pudiera hacer dibujos que pudieran cobrar vida… y eso fue todo. Dijo que nunca se despertó un día en su vida y pensó… maldita sea, tengo que ir a trabajar”.

Campbell había nacido el 26 de diciembre de 1939 en Seymore, Victoria, Australia, y se formó en el Swinburne Art Institute de Melbourne. Antes de cumplir 20 años había encontrado empleo dibujando episodios de “Krazy Kat” y “Beetle Bailey”. En 1965, el productor de esos programas, Al Brodax, lo contrató para que fuera animador y director de “The Beatles”, que tuvo una duración de 39 episodios durante los dos años siguientes y que duró otros dos en reposiciones. La música de la banda aparecía en cada uno de sus episodios, aunque las voces de los personajes eran interpretadas por actores.

“Siempre me gustaron [las caricaturas]”, dijo una vez George Harrison. “Eran tan malos o tan tontos que eran buenos, si sabés a qué me refiero. Y creo que el paso del tiempo podría hacerlos más divertidos ahora”.

Luego, Broadax contrató a Campbell y Duane Crowther para trabajar en el largometraje “Submarino amarillo”, donde crearon aproximadamente 12 minutos de la película, incluida la secuencia y escenas del Mar del Tiempo.

En una entrevista con Indyweek, Campbell reconoció el año pasado que, cuando lo convocaron para trabajar con Los Beatles, no los conocía, al punto de creer que la serie animada era sobre escarabajos.

“Yo era un joven serio y no prestaba mucha atención a la música popular”, expresó. “¿Has escuchado alguna vez canciones de los años cincuenta? Había cientos de canciones realmente estúpidas. Por supuesto, había oído hablar de ellos, pero cuando le pregunté a Al Brodax cuál era el nombre del programa que me estaba pidiendo que dirigiera, dijo: ‘Los Beatles’. Mi único pensamiento fue: ‘Al, los insectos son personajes horribles para los dibujos animados infantiles’. Ahora miramos hacia atrás y nos damos cuenta de que Los Beatles fueron muy importantes en la música popular. Probablemente serán escuchados durante siglos, como escuchamos a Mozart“.

Luego de esos trabajos con Los Beatles, Campbell se mudó a los Estados Unidos, donde pasaría el resto de su carrera trabajando para estudios tan famosos como Jay Ward Productions (“George de la selva”), Hanna-Barbera (“Scooby-Doo”, “Los Picapiedras”, “Los Supersónicos”, “Los Pitufos”) y Disney (“Pato Darkwing” y “Las nuevas aventuras de Winnie the Pooh”). También creó animaciones para otros programas, como “Plaza Sésamo” y “La gran esfera azul”.

Se jubiló en 2008 pero se mantuvo activo, exhibiendo su obra y vendiendo sus pinturas basadas en los personajes que dibujaba. “Cuando comenzó a recorrer los Estados Unidos, visitar galerías de arte y conocer al público que creció con sus dibujos animados”, continuó Segelbaum, “se dio cuenta de algo que nunca se le ocurrió en ese momento… el increíble impacto que tenían los dibujos animados en mucha gente, siendo los recuerdos más felices de su infancia. Esto creó un vínculo especial entre Ron y las personas que salieron a conocerlo, ver su obra e incluso comprar una reliquia familiar”.