Menú

Hace 35 años, Mick Jagger se lanzaba como solista con “She’s The Boss” y sembraba dudas sobre el futuro de los Rolling Stones

20/02/2020 - Retro
Hace 35 años, Mick Jagger se lanzaba como solista con “She’s The Boss” y sembraba dudas sobre el futuro de los Rolling Stones

El primer álbum solista de Mick Jagger comenzó, en realidad, con una canción coescrita con su compañero de los Rolling Stones, Keith Richards. Ahí es donde terminan las similitudes entre la banda y “She’s the Boss”, publicado el 19 de febrero de 1985.

El trabajo con su grupo principal tendía hacia un rock más sucio, mientras que este proyecto llegó con un enfoque elegante, con un gran sonido de batería muy típico de los 80. Mientras los Stones eran como una cofradía de hermanos, estas sesiones se abrieron para permitir un desfile de colaboradores de primera clase. Jagger ni siquiera pudo conformarse con un solo productor, usando tanto a Nile Rodgers (que estaba en una racha ganadora después del trabajo con David Bowie, Madonna y Duran Duran) como Bill Laswell (conocido por sus trabajos en el jazz, el pop africano y el rap).

“Esto es algo nuevo para mí”, dijo Jagger al New York Times en 1985. “Básicamente, había estado trabajando muy duro en el último álbum de los Stones, y sentí que era hora de romper el patrón, eso antes de ir de vuelta para hacer otro álbum de Stones. Realmente debería hacer otra cosa”.

Como era de esperar, esto no le cayó nada bien a Richards, que no hacía otra cosa que quejarse abiertamente de “She’s the Boss”. Décadas más tarde, Richards insiste en que todavía no escuchó el álbum.

Jagger y sus fanáticos no se preocuparon demasiado por eso. “She’s The Boss” alcanzó rápidamente el Top 10 en el Reino Unido y Australia, y fue certificado disco de platino en los Estados Unidos. “Todos tenían una copia”, bromeó Richards en su autobiografía “Life”, “pero nadie la escuchó”.

“Just Another Night”, el primer single del álbum, alcanzó el puesto 12 en el Billboard Hot 100 gracias, en parte, a la ayuda de un memorable solo de Jeff Beck, al trabajo de ritmo de las estrellas de reggae Sly & Robbie y los sintetizadores de John “Rabbit” Bundrick. Las sesiones también incluyeron a Pete Townshend, Herbie Hancock, Jan Hammer, Ray Cooper, Bernard Edwards, G.E. Smith y Tony Thompson, entre otros.

“Quería tratar de trabajar con muchas personas diferentes”, dijo Jagger al Washington Post en 1985. “Entonces, el sonido iba a ser muy diferente”.

El siguiente single, “Lucky in Love”, también alcanzó el Top 40 en los Estados Unidos, mientras el resto de los Rolling Stones se encontraba en un receso obligado. De hecho, Richards y Ronnie Wood comenzaron a trabajar en las partes de guitarra para “Dirty Work” (1986), cuando Jagger todavía estaba completando los videoclips para “She’s the Boss”.

Aún así, Jagger insistió en que el momento para este debut solista fue pura coincidencia. “No fue por ninguna gran frustración”, dijo Jagger a Rolling Stone en 1985. “Simplemente me sentía de humor”.

Dijo que estaba revisando demos grabados mientras estaba de vacaciones en las Bahamas, cuando la idea de un álbum por su cuenta comenzó a fusionarse. “Cuando los escuché, pensé: ‘¿Por qué no sigo adelante y hago esto? Si no funciona, he perdido algo de dinero, y eso es todo'”, señaló Jagger. “Entonces, fui y lo hice”.

Las canciones reflejaban su génesis isleña. “Lo único en lo que estaba pensando realmente cuando hice el álbum solista”, dijo Jagger al Boca Raton News en 1985, “era que realmente quería evitar hacer uno de esos discos intensamente personales, autobiográficos, muy serios, extremadamente sensibles, discos completamente llenos de basura que muchos de mis colegas han publicado cuando se han lanzado solos”.

Los críticos en algunos círculos -incluida su propia banda-, inevitablemente cuestionaron a “She’s the Boss” por ser demasiado pulido. Jagger también se encogió de hombros. “Quería hacer un disco comercial”, dijo al Times, “pero uno que realmente me guste. No estaba tratando de ser súper comercial, pero algunas de las canciones que escribí resultaron ser relativamente pegadizas, ¿no?”.

Aún así, reconoció que los viejos hábitos nunca mueren. “En el fondo, muchas de las canciones son realmente bastante tradicionales, de hecho, con raíces de blues”, argumentó Jagger, “pero tocadas con un enfoque musical que refleja el rango de lo que he estado escuchando”.

Posteriormente, en lugar de salir de gira para promocionar “She’s the Boss”, Jagger regresó al estudio para trabajar en “Dirty Work”. Sin embargo, su única aparición promocional llegó a una audiencia televisiva estimada de 1.900 millones de personas: En julio de 1985, Jagger participó del Live Aid en Filadelfia, interpretando “Lonely at the Top” (la canción de Jagger-Richards que abre este álbum) y “Just Another Night”, junto con dos canciones de los Rolling Stones y un dueto con Tina Turner.