Menú

Hace 40 años, Queen daba un giro en su carrera al incorporar sintetizadores en “The Game”

29/06/2020 - Retro
Hace 40 años, Queen daba un giro en su carrera al incorporar sintetizadores en “The Game”

Durante la década del 70, Queen redefinió constantemente las reglas del rock and roll, convirtiéndose en la verdadera realeza. Como tal, probablemente sus integrantes no se dieron cuenta de que estaban a punto de enfrentar el mayor punto de inflexión de su carrera con su octavo álbum de estudio, “The Game”, publicado el 30 de junio de 1980.

En su número de julio de 1980, la revista Pelo esgrimía: “En ‘The Game’, la banda ofrece una imagen diferente y una música renovada, bastante alejada del clasicismo épico de los comienzos. Además, ‘The Game’ significó una experiencia inédita en la Argentina: fue editado aquí antes que en los Estados Unidos e Inglaterra”.

El principal detalle en la renovación musical que significó “The Game” estaba en los créditos del álbum, que contenían una palabra nunca antes vista en los álbumes anteriores de Queen: sintetizadores.

Al menos no de manera afirmativa, sino más bien como una declaración orgullosa de que sus creaciones instrumentales increíblemente complejas y a menudo innovadoras (cada arreglo coral denso, las sinfonías de guitarra y los innumerables efectos especiales) se habían logrado sin el despliegue de un solo instrumento sintético: solo guitarra, piano, bajo, batería y voces.

“The Game” estaba a punto de cambiar todo eso, ¿y quién podría culpar a los miembros de Queen –Freddie Mercury, Brian May, John Deacon y Roger Taylor– de finalmente ceder y participar de estas nuevas oportunidades para expandir su paleta sonora?

Sobre todo porque lo hicieron con bastante moderación, para ser justos, a través de los sintetizadores que se mueven una y otra vez, dentro y fuera de la apertura de “Play the Game” de Mercury, las teclas apuñalan a “Rock It (Prime Jive)” de Taylor y los efectos de sonido futuristas decoran “Another One Bites the Dust”, el tema que se transformaría en un éxito R&B, una completa novedad para Queen.

Más allá de esas incursiones en nuevos terrenos, la mayor parte del disco presentaba las clásicas melodías de Queen, como el rock duro de “Dragon Attack”, el pop contagioso de “Need Your Loving Tonight” y “Coming Soon”, el lounge-rock con mensaje de “Don’t Try Suicide”, y las explosivas baladas “Sail Away Sweet Sister” y “Save Me”.

Los dos singles más exitosos del álbum presentaban características muy diferentes. En su mayoría acústico, “Crazy Little Thing Called Love” estaba anclado en el rock de los años 50, dejando paso a un funk moderno en “Another One Bites the Dust”, sorprendiendo a los fans de Queen de la vieja escuela. La canción le permitió a la banda ingresar en el mercado del R&B, un territorio previamente inexplorado, llegando al número uno en las listas Pop y R&B de los Estados Unidos.

“Crazy Little Thing Called Love” y una mirada atrás

Cuando llega la inspiración, a veces es mejor no pensar demasiado. Freddie Mercury lo descubrió mientras escribía lo que se convertiría en el primer single número uno de Queen en los Estados Unidos.

El grupo estaba tramando su próximo movimiento tras el modesto éxito de “Jazz”, de 1978. Si bien el álbum estuvo lejos de ser un fracaso, no logró alcanzar las altas ventas establecidas por “News of the World”, de 1977.

“Escuchamos que había un gran estudio llamado Musicland en Múnich, y nos metimos en esta forma bastante indulgente de simplemente entrar al estudio sin ideas, o con muy pocas ideas, y hacerlo desde cero”, dijo el guitarrista Brian May en el documental “Days of Our Lives”.

“Lo primero que hicimos fue ‘Crazy Little Thing…'”, recordó el baterista Roger Taylor en el documental, donde también confirmó la teoría de que Mercury escribió la canción mientras estaba en el baño en el Bayerischer Hof Hotel en Múnich.

“‘Crazy Little Thing Called Love’ me llevó cinco o diez minutos”, dijo Mercury en una entrevista con Melody Maker en 1981. “Lo hice en la guitarra, que no puedo tocar muy bien, y de alguna manera salió algo bastante bueno, porque estaba restringido ya que sabía solo unos pocos acordes”.

Temiendo que la inspiración se le escapara tan rápido como la había encontrado, el cantante le indicó a los miembros del grupo que fueran rápido al estudio a registrar la canción.

Reinhold Mack, el ingeniero que trabajó en “The Game”, que se convertiría en el octavo álbum del grupo, recordó que tenía todo listo en cuestión de minutos, y se rió cuando notó que Mercury le dijo que debían grabar la canción lo más rápido posible. de lo contrario, May “haría que las cosas tarden un poco más”.

Al hablar sobre la canción con Absolute Radio en 2011, May dijo que era “el tributo de Freddie a Elvis (Presley), en cierto modo. Le tenía mucho cariño a Elvis y a Cliff (Richard). Freddie la escribió muy rápido y se apuró para grabarla con los chicos. Para cuando llegué allí, casi estaba hecha. Los sonidos que Mack logró obtener eran muy elementales, los sonidos ambientales reales lo hicieron sonar grande. Todo lo relacionado con el sonido original del rock and roll”.

Para asegurarse de capturar el espíritu del rock and roll de los años 50, Mack convenció a May de salir de su zona de confort y tocar un solo de guitarra con una Fender Telecaster en lugar de su instrumento habitual, la Red Special.

“Utilicé una de las Telecaster de madera natural realmente viejas y destartaladas de Roger”, dijo May. “Me obligaron a tocarla. Fue idea de Mack. Le dije: ‘No quiero tocar una Telecaster. Básicamente no se adapta a mi estilo’. Pero ‘Crazy Little Thing Called Love’ era una canción de época, parecía necesitar ese sonido de época. La conectó a través de un Mesa/Boogie, que es un amplificador que nunca me convenció, porque simplemente no va conmigo. Probé y sonó bien”.

May no solo fue expulsado de su zona de confort con la canción, sino que Mercury también se dirigió a un nuevo territorio después de completarla. Es posible que haya conocido solo unos pocos acordes en la guitarra, pero el cantante terminó tocando la guitarra rítmica en el álbum y durante las presentaciones en vivo.

“Se necesitaban agallas y valentía”, dijo Mercury a Circus en una entrevista en 1980, recordando la primera vez que salió al escenario con una guitarra. “Las primeras noches fueron estresantes, pero después de eso estuvo bien. Escribí ‘Crazy Little Thing…’ en la guitarra y toqué la base rítmica en el disco, y funciona muy bien, porque Brian toca todas esas guitarras solistas que llenan todo tan bien, como sus habituales solos. Estoy algo limitado por la cantidad de acordes que conozco”.

Los fans no se preocuparon demasiado por la limitada capacidad de Mercury para tocar la guitarra. El 23 de febrero de 1980, la canción se convirtió en el primer single número uno de Queen en los Estados Unidos, alcanzando el primer puesto simultáneamente en Billboard, Record World y Cashbox.

“Todavía estábamos haciendo el disco (‘The Game’) y estábamos en Múnich, y alguien llegó y dijo que (‘Crazy Little Thing Called Love’) había alcanzado el número uno en los Estados Unidos”, recordó Taylor.

Una historia de cowboys que tomó otros caminos

El bajista John Deacon recordó que había escrito una serie de letras “alegres” para acompañar su canción “Another One Bites the Dust”, pero tuvo que cambiar su enfoque después de que la banda grabó la pista instrumental.

Aparecida en su álbum “The Game”, en 1980 se convirtió en su segundo éxito número uno en los Estados Unidos y también pasó más tiempo en el Top Ten que cualquier otro single de ese año. Sin embargo, primero experimentó algunos cambios de dirección, como dijo Deacon en declaraciones a Ultimate Classic Rock.

“‘Morder el polvo’ es una frase de cowboys, y eso es todo lo que tenía al principio, solo esa línea”, dijo el bajista. “Cuando fuimos al estudio, en realidad tenía una serie de letras que nadie había visto. ¡No se las había mostrado a nadie, estaba muy avergonzado de ellas!”, recordó, aclarando que eran “todas sobre cowboys”, y agregó: “hay una pequeña historia, y al final de cada verso, otra mordió el polvo”.

Las cosas cambiaron en el estudio de grabación en Múnich, Alemania. “Hicimos la pista de acompañamiento y era un poco más pesada, mientras que la cosa del cowboy era un poco más alegre y humorística”, dijo Deacon. “Entonces decidí cambiar la letra; Tuve que inventar tres versos diferentes para ello”.

El éxito de “The Game” y la visita a Sudamérica

“The Game” no solo fue un éxito rotundo en los Estados Unidos, sino también en su tierra natal y más notablemente en Sudamérica. Luego de una gira europea y una gira norteamericana arrasadoras y de grabar la banda sonora de la película “Flash Gordon”, la banda se embarcó en una gira sin precedentes por Sudamérica, visitando Brasil, México, Venezuela y Argentina.

Ninguna otra banda importante de rock había llegado a esta parte del mundo y desde ya que quedaron totalmente sorprendidos ante la increíble euforia de un público del que ni siquiera tenían noción. El idilio quedaría inmortalizado en “Las Palabras de Amor”, una composición de Brian May inspirada en aquella gira y aparecida en el álbum “Hot Space”.

Como se puede ver claramente, más allá del significado de la palabra “sintetizadores”, “The Game” finalmente les dio a los fans de Queen la mezcla de estilos musicales que estaban esperando, pero lo que vendría después terminó cambiando el curso de la carrera del grupo para siempre. En dos palabras: “Hot Space”.

Fue en ese LP, lanzado dos años después de “The Game”, que Mercury, May, Deacon y Taylor se metieron de lleno en los sintetizadores y la música dance, destrozando una carrera acostumbrada a recolectar discos de platino en los Estados Unidos y, en menor medida, en otras partes del mundo.

Para cuando Queen dio marcha atrás y recuperó su veta rockera con “The Works”, en 1984, el daño en el mercado estadounidense ya estaba hecho.