Menú

Hoy cumple 30 años “The Joshua Tree”, la obra maestra de U2

09/03/2017 - Retro
Hoy cumple 30 años “The Joshua Tree”, la obra maestra de U2

Incluso antes de que U2 publicara “The Joshua Tree”, el 9 de marzo de 1987, era evidente que algo grande estaba en el horizonte.

La banda irlandesa había estado haciendo mucho ruido desde que su álbum debut, “Boy”, fue publicado en 1980. En los Estados Unidos tomaron aún más impulso con “War”, de 1983, gracias a la rotación que los videos del álbum estaban recibiendo en MTV.

En el momento en que “The Unforgettable Fire” salió, al año siguiente, incluso los críticos de U2 estaban conscientes de que el grupo estaba al borde de una obra grandiosa y definitiva.

Y esa obra fue “The Joshua Tree”. La banda pasó rápidamente de actuar en teatros a agotar localidades en estadios. El álbum se disparó al número uno (fue su primer número uno en los Estados Unidos). Lo mismo sucedió con los dos primeros singles, “With or Without You” y “I Still Haven’t Found What I’m Looking For”. Al finalizar el año, U2 era la banda más grande del planeta.

Casi no desperdiciaron ni un segundo para volver al estudio después de la gira mundial para promocionar “The Unforgettable Fire”. Las sesiones comenzaron a principios de 1986 en una casa en su ciudad natal, Dublín, nuevamente con los productores Daniel Lanois y Brian Eno, ambos responsables de “The Unforgettable Fire”.

Tal como sucedió con su álbum anterior, las canciones de “The Joshua Tree” están inspiradas en la obsesión de la banda con los Estados Unidos, familiarizándose cada vez más con su idiosincrasia, gracias a sus giras por toda el país, además de demostrar un creciente interés por los orígenes del rock y el blues..

Pero esta vez fueron más profundos, descubriendo algunos de los lugares más oscuros. También querían capturar en la música los vastos paisajes norteamericanos. El álbum fue incluso llamado provisoriamente “The Two Americas” en algún momento, reflejando la división que la banda vio entre lo que se les dijo sobre el país y lo que realmente vieron.

La famosa foto de portada, tomada en el desierto de California, es una buena manera de resumir el contenido del disco. Un outtake, “Drunk Chicken/America”, que se encuentra en la edición del 20º aniversario del álbum, también explora la relación de la banda con el país. Aunque el poema de 90 segundos leído por Bono fue escrito en 1956 por Allen Ginsberg, es más certero que casi cualquier cosa que la banda haya escrito para el disco.

Al igual que la última vez, esperaban en su nuevo álbum canalizar la influencia y el ambiente de su entorno de trabajo (“The Unforgettable Fire” fue grabado en parte en un castillo). También tenían la esperanza de tener el proyecto terminado a mediados de año y tener el álbum en las disquerías a fines de 1986. Pero eso no sucedió.

La grabación continuó durante todo el año, con Lanois trabajando con la banda durante un par de semanas, y luego Eno haciendo lo propio por otro par de semanas. Los músicos componían mientras grababan. La mayoría de las canciones fueron registradas en vivo. Y se tomaron un descanso para unirse a la gira de Amnistía Internacional “Conspiracy of Hope”, con Sting, Lou Reed y Peter Gabriel.

Esos conciertos revitalizaron a U2, que ya tenía bastantes canciones para un álbum doble, algo que por un momento se consideró, hasta que el número de temas se redujo a 11. Las canciones mezclaban la excitante exuberancia de “War” con la atmosférica bruma de “The Unforgettable Fire”. Era lo mejor de ambos mundos, en cierto sentido: esos himnos para corear en un estadio emparejados con piezas de art-rock como aquellas que habían recibido alabanzas de la crítica.

Las nuevas canciones eran tristes, desoladas y, a veces, con el corazón roto. Otras veces, eran edificantes, espirituales y esperanzadoras. El aumento de la participación política y social, así como la muerte de un amigo cercano (el plomo Greg Carroll), ayudaron a dar forma a los temas del álbum. Se trataba de los Estados Unidos, pero también era más grande que eso. Como en sus primeros álbumes, “The Joshua Tree” está lleno de imágenes y referencias bíblicas.

Un año después de que empezaron a trabajar en el álbum, después de la revisión de un puñado de esas canciones, la placa salió a la venta. “The Joshua Tree” llevó a U2 a un nivel superlativo. Desde la brillante introducción de guitarra de The Edge en “Where the Streets Have No Name”, que abre el álbum, al lúgubre zumbido que cierra “Mothers of the Disappeared”, el LP termina desentrañándose como un clásico. Justo como lo planeaban.

Realmente no había dudas de que “The Joshua Tree” sería grande. La pregunta era ¿qué tan grande? Se volvió masivamente grande. El álbum se convirtió en número uno en todo el mundo. (Fue el primer disco que se editó en LP, CD y cassette el mismo día).

Los singles seguían sonando hasta bien entrado el próximo año. “The Joshua Tree” ganó un Grammy por Álbum del Año. Y sus canciones están entre las mejores de la larga carrera de U2: “Where the Streets Have No Name”, “I Still Haven’t Found What I’m Looking For”, “With or Without You”, “Bullet the Blue Sly” o “In God’s Country” son un buen ejemplo.

La gira para promocionar el disco los hizo aún más grandes. Bono se convirtió en un nuevo héroe del rock. Estaban entre los artistas más apasionados y socialmente conscientes del mundo de la música.

Treinta años más tarde, ocasionalmente tildado de demasiado serio, otras veces hipnotizante pero siempre brillante, “The Joshua Tree” se erige como la obra maestra de U2.