Menú

Sale a la venta el álbum debut de Jess Glynne, una de las promesas de la música británica

24/07/2015 - Noticias
Sale a la venta el álbum debut de Jess Glynne, una de las promesas de la música británica

La cantante y compositora inglesa Jess Glynne, de 25 años, es una de las promesas de la escena musical actual.

¿Quién hubiera pensado que una salida a la cadena inglesa de comidas Pizza Express podría transformar tan profundamente la vida de una adolescente? Una noche de 2003, los padres de Jess Glynne regresaban a casa con un CD autografiado por una nueva cantante que se presentaba regularmente en un local de Soho, en un ciclo llamado “noches de jazz”.

“Ese disco tuvo un efecto enorme en mí”, comenta Jess, “recuerdo a mis padres escuchando el primer disco de Amy Winehouse, ‘Frank’. Siempre me encantaron las grandes voces del pop como: Mariah, Beyoncé y Whitney. Pero al escuchar a una mujer cantando con una voz tan especial y tan llena de personalidad, algo cambió en mí para siempre. Lo que más me sorprendió fue que ella era británica y que su voz era adolescente. Ese fue el momento en el que decidí que yo también quería ser cantante como ella”.

Glynne es una mujer que también posee una voz única. Con 25 años la escuchamos como la voz en el tema “Rather Be,” de Clean Bandit. La banda, que fusiona la música clásica y la música bailable, la invitó a cantar por su incomparable voz aterciopelada y el single rompió el record de ventas para el mes de enero en el Reino Unido. Ese tema rompió el record de ventas que se mantenía desde el año 1996.

También participó en el tema de reminiscencia house “My Love”, de Route 94, que fue otro éxito de ventas, llegando al primer puesto en el mes de marzo.

Jess se encuentra en el momento ideal para presentarse como solista y deleitarnos con su sello único y personal que es una mezcla ecléctica entre hip hop, una voz soul y pop. “Yo lo llamo hip-pop-soul”, comenta Jess, con una sonrisa. “Estoy muy influenciada por grandes artistas como Eminem y Kendrick Lamar, pero también me encantan cantantes como Frank Ocean, Jasmine Sullivan y Anthony Hamilton”.

Jess también se siente identifica con el tono de Aretha Franklin, con el soul de Etta James, con la personalidad de Eva Cassidy y la forma en que compone Lauryn Hill. Todos ellos influyeron profundamente en la forma de cantar y de componer de Jess. “El tema ‘Superstar’ de Lauryn Hill tuvo un gran efecto sobre mí, porque con ese tema me di cuenta que se podía componer canciones sobre otros temas, no solo sobre el amor, y que la gente también se podía sentir identificada con las letras”.

A pesar de descubrir que podía cantar a una temprana edad, Jess no encontró el apoyo que necesitaba en la escuela, y hasta la desalentaron a que siguiera la carrera de cantante. A menudo era ignorada cuando cantaba, y eso afectó su confianza. Así que después de rendir los exámenes finales del colegio secundario, decidió irse de viaje por unos meses por el mundo. Cuando volvió a casa después de viajar por Sudamérica, Asia y Australia, Jess decidió que quería trabajar en la industria de la música, pero esta vez, del otro lado del micrófono. Se unió al equipo administrativo que gestionaba las carreras de Rizzle Kicks y Laura Mvula, trabajo que le permitió tener una mirada de primera mano del negocio de la industria de la música.

Rápidamente se dio cuenta que, a pesar de todo lo que le habían dicho en la escuela, ella quería ser cantante. “Le pagué a alguien para que me hiciera un demo de cuatro canciones y con ese disco en la mano me fui a ver a todos los productores y compositores que pude. Durante un año creo que vi a todos los compositores que existen, pero sentí que estaba dando vueltas en círculos porque no podía encontrar a nadie que me ayudara a desarrollar mi propio estilo musical”.

Fue durante un curso de Desarrollo Artístico, que Jess hizo en la British Academy of New Music de East London, donde conoció a quien se convertiría en su mentor musical: Bless Beats, quien ya era conocido por su trabajo en el género de música grime. Beats produjo canciones para varios artistas como el tema “Wearing My Rolex” de Wiley y “Night Life” de Roll Deep. Los dos comenzaron a trabajar juntos y fue gracias a Bless Beats que Jess pudo finalmente firmar un contrato con la discográfica Atlantic Records.

Jess, además de trabajar con Bless Beats, ha trabajado con Rudimental y MNEK, pero solo en la composición musical y no en los aspectos vocales. Jess estuvo en Los Ángeles trabajando con Switch (M.I.A., Beyoncé). Switch fue el productor original y miembro fundador de la banda Major Lazer. Jess trabajó junto a Switch en la creación de su sonido característico, que la distingue de los demás artistas, asimismo trabajaron juntos en la producción de canciones para otros varios artistas, incluyendo Jessie J y Beyoncé. Jess también comenzó a trabajar junto a Felix Snow (SZA Gyptian), el tercero y tal vez el último elemento de la trilogía, junto a Switch y Bless Beats, para definir su estilo musical característico.

“Me gusta trabajar con poca gente o mejor dicho, me gusta que no trabajo con la misma gente con la que trabajan todo el resto de los cantantes. Idealmente me gustaría trabajar siempre con esas tres personas porque siento que estamos haciendo algo muy bueno. Igualmente estoy abierta a trabajar con otras personas, por supuesto”, añade Jess, “pero creo que hasta ahora, nosotros cuatro creamos un conjunto de canciones muy sólido y que es muy distinto de lo que hacen los demás cantantes”.

El disco debut de Jess se llama “I Cry When I Laugh” y será editado en agosto. “Sé que soy otra más de las muchas cantantes británicas que lanzará un disco este año”, comenta Jess, “pero estoy segura de mi misma. Lo que me separa del resto es mi experiencia de vida, mi personalidad y los temas que compongo. Durante mi vida tuve diferentes experiencias que me marcaron, como le pasa a todo el mundo, y todo eso me define simplemente como la persona que soy, solamente yo, Jess”.