Menú

Cumple 50 años “Who Do We Think We Are”, el disco que marcó el fin de la formación más clásica de Deep Purple

11/01/2023 - Retro
Cumple 50 años “Who Do We Think We Are”, el disco que marcó el fin de la formación más clásica de Deep Purple

En general, se dice que la formación Mark II de Deep Purple es la mejor versión de esa mítica banda de hard rock. La alineación con el cantante Ian Gillan, el guitarrista Ritchie Blackmore, el bajista Roger Glover, el tecladista Jon Lord y el baterista Ian Paice es responsable de muchos de los álbumes más destacados del grupo británico (“In Rock”, “Machine Head”) y de algunas de las canciones más memorables (“Smoke on the Water”, “Highway Star”). Esta también podría haber sido la formación que más trabajó en la historia de Deep Purple.

Entre 1970 y 1973, este quinteto grabó y lanzó cuatro álbumes de estudio, publicó un doble en vivo convertido en clásico (“Made in Japan”) y editó un par de singles que no forman parte de un álbum (“Black Night” y “Strange Kind of Woman”), todo mientras recorrían sin descanso Europa, América del Norte y Asia. Promediando 1972, los miembros de Deep Purple estaban agotados, pero su tremendo calendario había hecho que los rockeros fueran más populares que nunca. Los mánagers de la banda, Tony Edwards y John Coletta, querían que el grupo siguiera alimentando esa popularidad.

Cinco años de trabajo duro habían pasado factura a Deep Purple. Las relaciones entre los miembros de la banda (particularmente Gillan y Blackmore) estaban desgastadas, especialmente después de las giras de presentación de “Machine Head” y “Made in Japan”. Hubo todo tipo de problemas, incluyendo disputas con sus representantes y hasta enfermedades (la hepatitis de Gillan).

La banda se instaló en Roma con el estudio móvil de los Rolling Stones -aquel famoso camión que ya habían usado en Suiza para grabar “Machine Head”– pero descubrieron que el vehículo no podía entrar en las instalaciones, ya que un arco de piedra en el camino no era lo suficientemente alto para el camión. Varias semanas de trabajo en Roma dieron como resultado una sola canción utilizable, “Woman From Tokyo”, inspirada en la expectativa de Deep Purple ante su primera gira por Japón en agosto y que fue lanzada como single. Otra canción, la excelente “Painted Horse”, fue rechazada porque a Blackmore no le gustó. Ni siquiera se lanzó como lado B. Pero, por lo demás, fue una especie de fracaso. En términos de creatividad, la banda estaba agotada.

“Veníamos de 18 meses de gira y todos habíamos tenido enfermedades graves en un momento u otro”, recordó Gillan más de una década después. “Mirando hacia atrás, si hubieran sido representantes decentes, habrían dicho: ‘Está bien, paren un poco. Quiero que todos se vayan de vacaciones por tres meses. Ni siquiera quiero que tomen un instrumento’. Pero, en cambio, nos empujaron a completar el álbum a tiempo”.

En lugar de tomarse un descanso muy necesario, Deep Purple llevó el equipo móvil de los Stones a Walldorf, Alemania, cerca de Frankfurt, en octubre de 1972. Blackmore sintió que las sesiones brindaban una oportunidad para que la banda redescubriera sus raíces de blues, luego de decidir que recientemente los lanzamientos se habían vuelto “demasiado ‘poperos'”. Su guitarra adquirió un sonido más de blues a lo largo de las sesiones, la banda se encontró con sus raíces de blues en “Place in Line” y Gillan incluso cantó algo de scat en “Rat Bat Blue”.

Pero aparentemente no hubo mucha discusión creativa entre el guitarrista y el cantante. Aparentemente, en 1972, no estaban discutiendo nada.

“El último año de vida de la banda, antes del 73, no creo que Ritchie o Ian Gillan se dijeran una palabra”, reveló Glover en un documental de la BBC. “Se volvieron dos polos opuestos, porque cuanto más lo hacía uno, más lo hacía el otro. Y cuanto más se salía con la suya uno, más decidido estaba el otro a salirse con la suya”.

Con tanta fricción en la banda, Deep Purple a menudo grababa sus partes por separado, improvisando el sucesor del gran éxito “Machine Head” sobregrabando las diferentes partes. Ese método podría haber servido para culminar el trabajo, pero carecía de la química de la banda, tan evidente en el concierto “Made in Japan”, lanzado en el Reino Unido en diciembre de 1972 (y al año siguiente en los Estados Unidos).

“Who Do We Think We Are”, el séptimo álbum de Deep Purple, fue lanzado el 12 de enero de 1973. El título era una referencia a una entrevista de Melody Maker con Paice (reproducida en la carátula del álbum), en la que el baterista habló sobre una carta llena de odio que llegó al grupo: “Los odiadores suelen empezar. ‘¿Quiénes se creen Deep Purple que son…?'”. Con un riff prominente, el único single del álbum, “Woman From Tokyo”, se convirtió en otro éxito radial para la banda y llevó al LP al número 4 en las listas del Reino Unido y al número 15 (con estatus de oro) en los Estados Unidos. Pero las sólidas ventas iniciales también fueron un remanente del éxito que representaron “Smoke on the Water” y “Machine Head”. Excepto por “Woman From Tokyo”, “Who Do We Think We Are” no es uno de los discos más populares de Deep Purple entre los fans o los críticos, quienes comentan sobre los efectos de la discordia de la banda en sus grabaciones.

No mucho después del lanzamiento del álbum, durante otra gira, Gillan anunció en una carta a la banda que se iría de Deep Purple al final de la segunda gira por Japón a mediados de 1973. Tal vez percibiendo la oportunidad de cambiar radicalmente el sonido del grupo, Blackmore sugirió a Lord y Paice que deberían reemplazar a Glover en el bajo. Antes de que pudieran hacerlo, Glover decidió dejar Deep Purple con Gillan. El último concierto de Mark II en su carrera original se produjo en junio de 1973 en Osaka, Japón.

“Fue la mayor vergüenza del rock and roll”, dijo Lord en retrospectiva. “Dios sabe en qué nos habríamos convertido en los próximos tres o cuatro años”.

Como tal, Deep Purple trajo al cantante David Coverdale y al bajista y cantante Glenn Hughes y mantuvieron gran parte de su éxito antes de separarse en 1976. La formación de Mark II tuvo una segunda oportunidad cuando los cinco miembros se reunieron para más álbumes y más giras en 1984, aunque no repitieron el ritmo alocado ni el éxito de principios de los 70.