Menú

David Lebón: “Si perdemos el amor nos van a terminar matando de tristeza a todos”

08/10/2022 - Especiales
David Lebón: “Si perdemos el amor nos van a terminar matando de tristeza a todos”

El mes pasado, David Lebón publicó “Lebón & Co. Vol. 2”, en el que este prócer del rock argentino redobla la apuesta y vuelve a repasar las mejores canciones de su repertorio en compañía de grandes artistas.

“Hay mucha gente muy linda como Antonio Carmona, como Juanes… obviamente la gente de acá como Vicentico, Sandra (Mihanovich), Dieguito Torres, Abel Pintos, la hija de Palito (Ortega) también, Rosario (Ortega), está Kevin Johansen, está mi hijo tocando la batería junto con mi hija en el tema ‘Nayla’, está Hugo Fattoruso. Es una locura”, admite Lebón.

Uno de los puntos destacados del álbum, que además sirvió como single adelanto, es la versión de “Tiempo sin sueños” registrada con la participación de Mateo Sujatovich, líder del proyecto Conociendo Rusia.

Sobre Mateo, Lebón comenta: “Es un rockero puro, muy parecido a mi en el sentido que le gusta hacer canciones y también meter buenos solos de guitarra. A mí eso me encanta. Y por supuesto, yo laburé con el padre (Leo Sujatovich) muchos años, no tiene que ver nada que ver con el padre.. él hace una cosa y el padre hace otra, pero también hemos tocado juntos y bueno, es maravilloso, es una familia maravillosa”.

La nueva versión de “Nos veremos otra vez”, tema aparecido originalmente en el álbum “Serú 92” volvió a reunirlo con Charly García. “Nosotros nos vemos seguido, hablamos por teléfono”, reconoce Lebón. Y agrega: “Hay una cosa que me mató, porque la esposa de él me mostró que él estaba escuchando la canción que estábamos grabando y de repente se puso a llorar… eso se lo cuento a ustedes, no lo sabe ni él, si se entera me mata. Es muy emocionante porque nos amamos mucho y me gusta que él se sienta cómodo haciendo cosas para otras personas como yo. Pero nosotros somos hermanos, así que no hay problema”.

“Me parece que la música es la mejor medicina de este momento en el mundo, y lo podemos ver porque se llenan los teatros… por ejemplo ahora Coldplay está haciendo una gira que está llenando muchísimo lugares. Es una buena banda que hace cosas muy lindas y que es muy buena gente”, indica sobre la importancia de la música en estos tiempos.

“La gente necesita amor, tenemos que entender eso, necesitamos amor del prójimo o de la prójima o de quién sea… basta de mentiras, ya está”, agrega. “Podríamos ser tan felices en el mundo, porque el mundo fue hecho especialmente para que no haya problemas y los estamos creando… y no sabemos cómo arreglarlos”.

“Nosotros seguimos buscando lo que nunca perdimos, que es el amor. La armonía. El amor, el sentirse bien pese a todo lo que pase. Y no podemos perder el amor, porque si perdemos el amor cagamos… o sea, nos van a pisar, nos van a terminar matando de tristeza a todos. Yo veo que la gente estás muy cansada”.

“Yo tengo 70 años ya, así que la verdad, desde que nací lo único que me hizo feliz fueron mis hijos, mis nietos, mis amigos, mis grandes amigos y sobre todo el hecho de poder estar vivo, respirar y sentir que hay alguien cuando me voy a dormir que me respira también de noche, y yo a eso lo llamo Dios. Sí tenemos que andar respirando por la calle estaríamos todos verdes”.

“Trato de ser feliz y trato de simplemente comunicarle a la gente que podemos estar bien, a pesar de que nos tiren las cáscaras de bananas para que nos patinemos todo el tiempo. Podemos estar bien. Hay un mundo agradable que está adentro tuyo, ¿viste?, vos podés sentir mucho amor sin necesidad de tener familia, ni auto, ni casa y ser pobre también”, reflexiona.

Y amplía: “Podés ser feliz igual porque estás vivo, porque estás respirando y porque siempre hay un mañana que puede cambiar las cosas. A mí me ha pasado, yo he cambiado mil veces y ahora estoy como en el lugar más lindo de todos que es que a los 70 años con nietos… obviamente pasaron cosas fuertes como la pérdida de un hijo mío que amo con toda mi alma, pero bueno, él está en mi corazón, hizo lo que tenía que hacer y llegó hasta donde pudo y cada uno va a tener que hacer lo mismo pero siempre siendo feliz”.