Menú

Falleció Aretha Franklin, la “Reina del Soul”

16/08/2018 - Noticias
Falleció Aretha Franklin, la “Reina del Soul”

En la jornada de hoy falleció la legendaria cantante estadounidense Aretha Franklin, la primera mujer en ser incluida en el Rock and Roll Hall of Fame. La causa de la muerte fue cáncer de páncreas avanzado. Tenía 76 años.

Una inusual mezcla de góspel, R&B, una actitud urbana y un descarnado feminismo transformaron a Franklin en una figura destacada de la música popular. “Nadie puede copiarla”, argumentó Jerry Wexler, el productor de Atlantic Records que definió el legado de Franklin. “Está sola en su grandeza”.

Aún así, la vida de Aretha Franklin no estuvo libre de problemas. Nacida en Memphis, se mudó a Detroit en 1946 cuando su padre, C.L. Franklin, asumió el cargo de pastor en la New Bethel Baptist Church. Aretha tenía tres años. Para cuando tenía 6 años, sus padres ya se habían separado; La madre de Franklin murió antes de que ella cumpliera 10 años. Poco después, Aretha actuó públicamente por primera vez. Así comenzó su vida musical y su carrera profesional, en el góspel, siguiendo la carrera de su padre con “Songs of Faith” (1956).

Parecía casi predestinada. C.L. Franklin, después de todo, se había hecho conocido como “la voz del millón de dólares” mientras hacía una gira como un famoso orador en el circuito religioso. Cuando tenía 14 años, Aretha se unió al espectáculo itinerante de góspel que comandaba su padre. “Su entrega era muy dinámica”, le dijo Aretha a Rolling Stone en 2014. “Si hubiera elegido ser cantante, hubiera sido genial”.

Aretha tenía sus propios sueños. El hogar del señor Franklin a menudo daba la bienvenida a una amplia variedad de líderes y celebridades afroamericanas, incluido Sam Cooke, un artista crossover que alentó a Aretha a considerar un acercamiento a la música pop. Desafortunadamente, eso inicialmente dio lugar a una serie de embarazosos tropiezos con Columbia Records. Franklin luchó por establecer su propia identidad con un sello discográfico que quería convertirla en una cantante lounge.

Cuando aún era adolescente, parecía destinada al anonimato. De hecho, “Rock-a-Bye Your Baby With a Dixie Melody” fue su mayor éxito antes de Atlantic Records, y alcanzó solo el puesto 37 del Billboard Hot 100. Columbia nunca supo qué hacer con Franklin, y finalmente perdió alrededor de 90.000 dólares con la publicación de media docena de álbumes. Entonces Atlantic intervino, asociándola con el productor Jerry Wexler, y todo el talento embrionario estalló para convertirla en la futura “Reina del Soul”.

“Ella era mi proyecto personal”, dijo Wexler más tarde a Detroit Free Press. “Había escuchado su voz en sus discos en Columbia y realmente demostró su brillantez, pero en mi opinión no eran comercialmente factibles, y en opinión del público comprador tampoco, porque en Columbia, intentaron hacer de ella todo, desde Edith Piaf. a Judy Garland a Peggy Lee“.

Lo primero que hizo Wexler fue llevar a Franklin a sus raíces sureñas, grabando en los estudios F.A.M.E. en Muscle Shoals, Alabama. La historia nos dice que todo finalmente encajó, pero no sucedió de inmediato. Aunque estaba rodeada por los mejores músicos, a Franklin aún le costaba encontrar su propio sonido. Hizo falta algo completamente orgánico para romper el hielo.

“Simplemente no salía nada, y finalmente alguien dijo: ‘Aretha, ¿por qué no te sentás y tocás [el piano]?'”, dijo Franklin en declaraciones a NPR en 1999. “Y lo hice, y simplemente sucedió. Todo simplemente sucedió. Llegamos, y llegamos muy rápido”.

Atlantic permitió que Franklin permaneciera en el piano, donde podía acentuar un matiz góspel siempre presente. “Cuando Aretha está anclada en el teclado, es una interpretación global más fuerte y más orgánica”, dijo Wexler en “Respect: The Life of Aretha Franklin”. “Se convirtió en su propia sección rítmica y todo el poder fluye de ella”. Nuevamente confiada, comenzó a escribir más canciones propias, e invitó a sus hermanas a sumarse como coristas.

Aretha Franklin, como la conocemos, había llegado. Irrumpió en los charts con “I Never Loved a Man the Way I Love You”, que alcanzó el número 2 en el Billboard Hot 100 y fue certificado disco de oro. Encajó perfectamente con el catálogo de estrellas de R&B de Atlantic. Eran, en muchos sentidos, la antítesis de la elegante urbanidad que había en los artistas de Motown Records. “Llegar a Muscle Shoals”, reflexionó Franklin más tarde, “fue el punto de inflexión en mi carrera”.

Ocho álbumes más alcanzaron el Billboard Top 20 hasta 1976, antes de que sufriera una breve recesión comercial. Franklin también retumbó en los charts con 14 singles Top 10 en el mismo lapso. Incluyendo un par de éxitos Nº 2 como “Chain of Fools” (1967) y “Spanish Harlem” (1971), y otros himnos instantáneos de empoderamiento como “(You Make Me Feel Like) A Natural Woman” y “Think”, lanzados en 1967 y 1968 respectivamente. Su momento más destacado siguió siendo “Respect” (1967), un éxito número uno que finalmente tomó un contexto cultural mucho más amplio. Su versión transformó la canción original de Otis Redding en algo completamente nuevo.

“La llamada de respeto pasó de una solicitud a una demanda”, dice Wexler en “Respect”. “Y luego, dados los derechos civiles y el fervor feminista que se estaba construyendo en los años 60, el respeto, especialmente cuando Aretha lo articuló con tanta fuerza, adquirió un nuevo significado. ‘Respeto’ comenzó como una canción de soul y terminó como una especie de himno nacional. Definió virtualmente la cultura estadounidense en ese momento de la historia”.

Franklin se casó dos veces y fue madre de cuatro hijos. Primero quedó embarazada cuando era una niña, en los años 50. Más tarde se comprometió con el compañero de toda la vida, Willie Wilkerson, pero nunca se casaron. Su padre C.L. murió después de recibir dos disparos en su casa de Detroit, pero no antes de quedar postrado durante años en estado de coma. Aretha también soportó sus propios altibajos en su carrera, algo que comenzó a finales de los 70.

Sin embargo, no se quedó quieta. Actualizó su sonido para la nueva década, agregando un elegante estilo moderno que produjo cinco álbumes Top 40 entre 1981 y 1986, incluyendo el exitoso disco de 1985 “Who’s Zoomin ‘Who?”, su primer lanzamiento en ser certificado disco de platino. Consiguió un segundo single número uno con “I Knew You Were Waiting (For Me)”, un dueto de 1987 con George Michael.

Aunque los tiempos (y los sonidos) fueran muy diferentes, Franklin dijo que su relación de trabajo con el director del sello Arista, Clive Davis, recordó las libertades artísticas de la era de Atlantic.

“En Arista, fue similar y aprecié, sin duda, el acuerdo que me presentó Clive, y ahí fue donde ambos tuvimos el mismo control”, dijo Franklin a Billboard en 2010. “Aprecio mucho la brillantez de Clive Davis. Definitivamente fue, sin duda, uno de los últimos grandes hombres de la historia”.

Su producción comenzó a ralentizarse en los años 90, y Franklin eventualmente dejó Arista después de “A Rose Is Still A Rose” (1998), certificado disco de oro. Pero permaneció activa en el circuito de conciertos, luego fundó su propio sello después de pasar años buscando un lugar para publicar “A Woman Falling Out of Love” (2011). Su último trabajo de estudio, “Aretha Franklin Sings the Great Diva Classics” (2014), fue una reunión con Clive Davis que presentó nuevas interpretaciones de canciones popularizadas por otros artistas, desde Etta James (“At Last”) hasta Adele (“Rolling in the Deep”).

Davis dijo que poco había cambiado. “Lo maravilloso de Aretha es que ella puede hacer cualquier canción”, le dijo a Rolling Stone en 2014. “Y con muy, muy pocas excepciones, dos tomas son suficientes para lograr su máximo rendimiento”.

Más recientemente, los rumores de problemas de salud se intensificaron cuando las fotografías revelaron una dramática pérdida de peso. Franklin los rechazó, incluso cuando por orden del médico se vio obligada a cancelar un par de actuaciones en el Radio City Music Hall de Nueva York, en 2016. Canceló varias fechas durante el verano boreal de 2013. Los primeros rumores de cáncer de páncreas datan de 2011.

Sin embargo, admitió haberse sometido solo a una “serie de procedimientos”, sin entrar en detalles. Entonces, las preguntas quedaron sin respuestas. “Me está yendo bien en general”, le dijo Franklin a Us Weekly en 2017. “Todos los chequeos han resultado bien. He perdido mucho peso debido a los efectos secundarios de los medicamentos. Afecta tu peso”.

Ese mismo año, Franklin anunció su retiro, aunque luego apareció un último álbum de archivo. “A Brand New Me” presentó voces de la era de Atlantic con nuevos arreglos de la Royal Philharmonic Orchestra. También dijo que planeaba abrir un club nocturno.

“Me siento muy, muy enriquecida y satisfecha con respecto a dónde comenzó mi carrera y dónde estoy ahora”, dijo Franklin al canal de televisión WDIV en 2017. “Estaré bastante satisfecha, pero no voy a ir a cualquier lugar y simplemente quedarme sentada sin hacer nada. Eso tampoco sería bueno”.

También comenzaron a surgir homenajes a su carrera profesional. Detroit le puso su nombre a una calle y se colocó una placa conmemorativa en la casa de su infancia en Memphis. Ganó la Medalla Presidencial de la Libertad en 2005; y en ese momento se convirtió en la mujer más joven en recibir el honor del Centro Kennedy. Mientras tanto, “Respect: The Life of Aretha Franklin”, una biografía no autorizada de su antiguo ghostwriter David Ritz, provocó una reprimenda feroz y la amenaza de una demanda.

La inclinación de Franklin por las donaciones caritativas era legendaria, aunque a menudo no se publicitaban en ninguna parte. Fue una generosa donante a iglesias y bancos de alimentos de la zona de Detroit, así como a organizaciones nacionales como Easterseals y Save the Children. Siempre había sido así: incluso cuando era una niña en Northern High School, Franklin era conocida por comprar almuerzos para los compañeros que tenían menos dinero.

Continuó enviando varios cheques de 10.000 dólares a la antigua iglesia de su difunto padre, según dijo el actual pastor de New Bethel a Detroit News en 2018. Franklin también organizó allí un concierto anual de góspel, así como eventos gratuitos de Acción de Gracias y Navidad.

Los problemas de salud continuaron persiguiéndola. Franklin canceló dos conciertos de 2018 en Nueva Jersey, nuevamente por orden del médico. Su actuación más reciente data de noviembre de 2017 en un evento privado de la Elton John AIDS Foundation en la ciudad de Nueva York. El último concierto público de Franklin fue unos meses antes en el Centro Mann de Filadelfia.

A principios de esta semana se anunció que Franklin se encontraba “gravemente enferma”. Está previsto que una nueva película biográfica protagonizada por Jennifer Hudson comience a filmarse en 2019.

Etiquetas: