Menú

Hace 40 años Bryan Adams empezaba a escribir su nombre entre los grandes del rock con “Cuts Like a Knife”

17/01/2023 - Retro
Hace 40 años Bryan Adams empezaba a escribir su nombre entre los grandes del rock con “Cuts Like a Knife”

Después de dos discos sólidos pero con poca repercusión, Bryan Adams comenzaría a escribir su nombre con letras de oro en la escena del rock tras el lanzamiento de su tercer álbum, “Cuts Like a Knife”, el 18 de enero de 1983.

“Iba a ser un momento decisivo para mí y mi banda mientras caminábamos penosamente a través de las interminables giras de la época, a veces haciendo tres shows al día. (programa de radio, show como teloneros y concierto en un club)”, recordó Adams en un posteo en sus redes sociales en 2018.

“Nadie tenía idea de lo que estaba pasando, pero definitivamente podíamos sentir que la oleada de interés nos estaba sacando de la escena de los clubes nocturnos, de la que habíamos sido parte durante tanto tiempo. Nunca volvimos a eso debido a este álbum”, agregó.

Coproducido por Bob Clearmountain y el propio Adams, “Cuts Like a Knife” se grabó entre el 13 de agosto y el 20 de octubre de 1982 en Little Mountain Sound Studios en Vancouver, Columbia Británica, Canadá. Clearmountain se haría cargo de la mezcla del álbum en Le Studio en Morin-Heights, Quebec. y The Power Station en la ciudad de Nueva York entre el 14 y el 20 de octubre de 1982.

“Cuando fuimos al estudio escribí canciones con la idea de poder tocarlas en vivo, por eso ‘Cuts Like a Knife’ es un disco con canciones que son muy accesibles para ser tocadas en vivo. Terminamos el disco y volvimos a salir de gira, otra vez, con un puñado de canciones que podíamos tocar en vivo. Fue divertido”, contó Adams en declaraciones al portal InTheStudio.net.

Su talento para escribir canciones y cantarlas era algo evidente ya en su segundo álbum, “You Want, You Got It”. Pero “Cuts Like a Knife” significó un impulso enorme merced a temas como “This Time”, “Take Me Back”, la balada “Straight from the Heart” (que se ubicó en el Top 10 en el Billboard Hot 100), “I’m Ready”, “Don’t Leave Me Lonely” y la canción que le da título al disco (que llegó al puesto 15).

Era evidente que el impulso y la ambición del joven rockero, que en aquel momento tenía 23 años, solo serían eclipsados ​​por su prolífico talento. Además de crear un disco sin fisuras, Adams regaló una canción para la banda sonora de una película clase “B” llamada “A Night in Heaven” y la dejó fuera de “Cuts Like a Knife”.

El impacto del álbum no solo se limitó a Canadá y los Estados Unidos. Si bien el éxito en Europa, América Latina y Asia fue moderado, hizo de Bryan Adams un nombre, al menos, conocido para el público rockero.

“Fuimos a Europa cuando me dijeron que no fuera, que ‘a nadie le interesa’ y que estaría perdiendo el tiempo”, recordó Adams en 2018. “Afortunadamente no los escuché. ‘Conseguime algunos conciertos en Inglaterra’, le dije a mi mánager y nuestro concierto en el Politécnico de Sheffield demostró que todos los detractores estaban equivocados. Estábamos yendo por delante de la manada, y nadie lo sabía. Ni siquiera nosotros”.

Las canciones “Cuts Like a Knife” y “Straight from the Heart” fueron nominadas a los Juno Award (el equivalente canadiense al Grammy) como Single del Año, y “Cuts Like a Knife” le permitió a Adams quedarse con el premio al Compositor del Año.

La carrera de Bryan Adams se consolidaría definitivamente con su cuarto álbum, el multiplatino “Reckless”, lanzado a fines de 1984.


Por Rodolfo Poli (especial para CRock)