Menú

Hace 40 años Led Zeppelin marcaba el final definitivo de una era con “Coda”

19/11/2022 - Retro
Hace 40 años Led Zeppelin marcaba el final definitivo de una era con “Coda”

La mayoría de la gente no hubiese culpado a Led Zeppelin por seguir adelante con un nuevo baterista tras la prematura muerte de John Bonham en 1980; ciertamente no habrían sido el primer grupo en hacerlo. En cambio, Jimmy Page, Robert Plant y John Paul Jones suspendieron todas las actividades de la banda y el 19 de noviembre de 1982 emitieron una última despedida con la compilación “Coda”.

El LP -una obligación contractual- no tiene el mismo flujo que los álbumes de estudio de Zeppelin, pero sus ocho temas pintan un retrato convincente de su evolución musical a lo largo de su asombrosa carrera de 12 años. Las interpretaciones en vivo de “I Can’t Quit You Baby” y el inédito “I’m Gonna Groove” de una actuación en el Royal Albert Hall de Londres de 1970 demuestran la reverencia de Zeppelin por el blues y el R&B y su incomparable potencia sobre el escenario. “Poor Tom” y “Walter’s Walk”, tomados de las sesiones “Led Zeppelin III” y “Houses of the Holy”, respectivamente, muestran la capacidad de la banda para cambiar sin esfuerzo entre el anhelo, el folk-rock acústico y el arrogante blues eléctrico.

Mientras tanto, el segundo lado de “Coda” contiene tres tomas descartadas del último álbum de estudio de la banda, “In Through the Out Door” (1979). “Ozone Baby” y “Darlene” son divertidas canciones de rock ‘n’ roll, la primera anclada por los riffs furtivos de Page y la segunda por la vibrante interpretación del piano de Jones. La abrasadora “Wearing and Tearing”, compuesta como reacción a la naciente revolución punk, es la melodía más animada del grupo. Y “Bonzo’s Montreux”, la “orquesta de tambores” instrumental que Page vistió con efectos de estudio, es una muestra sucinta del ritmo inimitable de Bonham y un conmovedor tributo al fallecido batero.

Hubiese sido fácil para Led Zeppelin ensamblar rápidamente una colección de material de archivo barato y sin arte para satisfacer a Atlantic Records, pero querían que “Coda” honrara su legado y se enfrentara al resto de su imponente discografía. “Cuando comencé a pensar en eso originalmente, queríamos hacer algo con el mejor gusto posible, dadas las circunstancias”, dijo Page al Daily Beast en 2017. “Obviamente, algunas personas estaban decepcionadas porque les hubiera gustado un nuevo álbum en lugar de algo que era póstumo, y no querían que John Bonham ya no estuviera presente”.

Comercialmente, “Coda” no estuvo a la altura de los anteriores éxitos multiplatino de Led Zeppelin, pero no se quedó atrás. El álbum ingresó al Billboard 200 en el número 9 y finalmente alcanzó el puesto 6, y se convirtió en platino a los pocos meses de su lanzamiento. Fue una oda adecuada a una de las carreras más vertiginosas de la historia del rock, y marcó el final definitivo de una era.

Cuando “Coda” llegó a las disquerías, Plant ya había iniciado su carrera en solitario con “Pictures at Eleven” en junio de 1982. Notablemente más moderado que la producción de Zeppelin y víctima en algunos lugares comunes de la producción estéril de los años 80, el álbum, sin embargo, alcanzó el puesto número 5 en el Billboard. 200 y finalmente se convirtió en platino. “Pictures at Eleven” comenzó una carrera en solitario de seis álbumes y una década para Plant que alcanzó su punto máximo con “Now and Zen” de 1988, que unió el pop-rock digitalizado de esos días con el hard rock de su antigua banda, llegando a vender más de 3 millones de copias solo en los Estados Unidos.

Page, mientras tanto, hizo una incursión más tibia en el territorio solista, apenas rozando el Top 50 del Billboard 200 con su banda sonora para “Death Wish II”, lanzada en febrero de 1982. Su siguiente álbum y el primer lanzamiento comercial posterior a Zeppelin, irónicamente, lo reunió de nuevo. con Plant para el supergrupo de rock/R&B The Honeydrippers. El EP debut de la banda y su único lanzamiento, “The Honeydrippers: Volume One” de 1984, también contó con Jeff Beck, Nile Rodgers de Chic y el director musical de David Letterman, Paul Shaffer. Se elevó al número 4 en el Billboard 200 y se convirtió en platino, generando el éxito “Sea of ​​Love”, que alcanzó el puesto 3 en el Billboard Hot 100.

A pesar de las promesas de Plant, nunca se materializó un álbum completo de Honeydrippers. En cambio, Page formó un nuevo supergrupo, The Firm, con el entonces ex cantante de Bad Company, Paul Rodgers. Su debut homónimo de 1985 se convirtió en disco de oro y produjo un éxito moderado en “Radioactive”, pero el grupo se disolvió después de que “Mean Business” de 1986 tuviera un rendimiento inferior tanto crítica como comercialmente. Un álbum colaborativo de 1985 con el cantautor de folk-rock Roy Harper (a quien Zep honró en “Led Zeppelin III”) titulado “Whatever Happened to Jugula?” también pasó inadvertido.

En medio del breve mandato en The Firm, los tres miembros sobrevivientes de Led Zeppelin organizaron una reunión en Live Aid en julio de 1985 que resultó desastrosa. Con el respaldo de un Phil Collins con jet lag -había volado a Filadelfia en el Concorde inmediatamente después de actuar en Londres-, la banda buscó a tientas a través de un set de tres canciones que presentaban la voz ronca de Plant y la guitarra descuidada y desafinada de un Page claramente ebrio. “Fue horrible”, dijo Plant a Rolling Stone en 1988. “Emocionalmente, me tragaba cada palabra que pronunciaba. Y yo estaba ronco. Había hecho tres conciertos seguidos antes de llegar a Live Aid. Ensayamos por la tarde, y cuando subí al escenario, ya no tenía voz”.

Después de Live Aid y la disolución de The Firm, Page publicó en junio de 1988 su primer (y único) álbum en solitario, “Outrider”. Tuvo un desempeño respetable, alcanzando el puesto 26 en el Billboard 200 y obteniendo el disco de oro. Quizás lo más notable es que el álbum y la gira de apoyo incluyeron a Jason Bonham en la batería. Bonham, de 21 años, también respaldó a Page, Plant y Jones en otro fallido cconcierto de reunión en 1988, para celebrar en el Madison Square Garden el 40º aniversario de Atlantic Records. Al igual que con Live Aid, la banda discutió sobre si tocar “Stairway to Heaven”, y Plant una vez más accedió a regañadientes en el último minuto. Y al igual que con Live Aid, estaban disgustados con la actuación, que Plant luego describió como “fallida”.

Page y Plant no se volverían a juntar durante varios años después de su desordenada reunión de 1988. Mientras tanto, Page se unió al entonces ex vocalista de Whitesnake y Deep Purple, David Coverdale, para “Coverdale-Page” de 1993. El álbum fue un éxito de ventas platino, alcanzando el Top 5 en el Billboard y obteniendo principalmente críticas favorables, así como las inevitables y desagradables comparaciones con Zeppelin. Ciertamente entre sus detractores estaba Plant, quien durante años se había referido al nuevo socio de Page como “David Cover-version”. Pero el cantante de cabellera leonina no tuvo que preocuparse por mucho tiempo: Page y Plant se reunieron en 1994 para un especial de “MTV Unplugged”, que se convirtió en el álbum en vivo “No Quarter”, lanzado ese octubre y certificado disco de platino.

El dúo apoyó a “No Quarter” con una extensa gira mundial, seguida del álbum de estudio de 1998 “Walking Into Clarksdale”. Ninguna de estas empresas presentaba a Jones, quien se había enterado de la reunión a través de los medios. El bajista solo había grabado esporádicamente desde la disolución de Zeppelin, compuso la banda sonora de “Scream for Help” en 1985 y colaboró ​​con la cantante de vanguardia Diamanda Galas en “The Sporting Life” de 1994. El descontento de Jones por su exclusión fue evidente en la inducción de Zeppelin al Salón de la Fama del Rock & Roll en 1995, cuando les dijo a sus antiguos compañeros de banda: “Gracias, amigos míos, por recordar finalmente mi número de teléfono”. Continuó publicando dos correctos álbumes en solitario, “Zooma” de 1999 y “The Thunderthief” de 2001, aunque con poca repercusión.

Page y Plant insistieron en que no habían tenido la intención de desairar a Jones y que su reunión nunca tuvo la intención de ser un proyecto de Led Zeppelin. Esa legendaria reunión no llegaría hasta el 10 de diciembre de 2007, cuando Page, Plant, Jones y Jason Bonham celebraron su primer y último concierto propiamente dicho en casi 30 años en el O2 Arena de Londres para honrar al fallecido fundador de Atlantic Records, Ahmet Ertegun. Ese espectáculo histórico, que fue mucho mejor recibido que los intentos de reunión anteriores de Zeppelin, fue inmortalizado en el álbum en vivo y la película “Celebration Day” de 2012.

Tanto Page como Jones expresaron interés en una gira de reunión, pero Plant se negó rotundamente. Durante su gira de 2008 con Alison Krauss para promocionar su álbum colaborativo de 2007 “Raising Sand”, el cantante emitió un comunicado desacreditando más rumores de reunión de Zeppelin. “Es a la vez frustrante y ridículo que esta historia continúe asomada cuando todos los músicos que la rodean están ansiosos por continuar con sus proyectos individuales y seguir adelante”, dijo Plant. “Le deseo a Jimmy Page, John Paul Jones y Jason Bonham nada más que éxito en cualquier proyecto futuro”.

Plant cumplió su palabra y lanzó álbumes acompañado por sus agrupaciones Band of Joy, Sensational Space Shifters y la propia Krauss durante la década de 2010 y principios de la de 2020. Jones volvió a sus raíces de hard rock al asociarse con Dave Grohl y Josh Homme para formar Them Crooked Vultures, quienes lanzaron su álbum debut homónimo en 2009. Page, mientras tanto, siguió siendo el autoproclamado administrador del legado de Led Zeppelin, reeditando la discografía de la banda con hordas de material extra inédito. La reedición más reciente, “Coda”, llegó en 2015 como un set de tres discos, lleno de mezclas alternativas, tomas descartadas y temas en vivo. Sin duda fue un lanzamiento catártico para Page, el archivista incondicional de la banda.

“Cuando estaba planeando todo el proyecto, ya había decidido que ‘Coda’ volvería a ser una gran celebración de todo”, dijo Page al Daily Beast. “Simplemente por el hecho de hacer de ‘Coda’ un (disco) doble, realmente quería sacar casi todo (de los archivos). Sabía que iba a terminar con dos discos complementarios para el último, con todo el material de estudio que la gente he oído hablar, las cosas que ayudaron a crear la mitología de Led Zeppelin. Así que aquí está, amigos. ¡Se lo estoy dando todo a ustedes!”.