Menú

Pete Townshend está contento de que Keith Moon y John Entwistle ya no estén

26/11/2019 - Noticias
Pete Townshend está contento de que Keith Moon y John Entwistle ya no estén

El guitarrista de The Who, Pete Townshend, expresó su gratitud porque el baterista Keith Moon y el bajista John Entwistle, ambos fallecidos, ya no estén en la banda, recordando que era “muy difícil tocar con ellos”.

También dijo que siente más afecto que nunca por el cantante Roger Daltrey, mientras la banda se prepara para lanzar su nuevo álbum de estudio, “Who”, que verá la luz el 6 de diciembre.

“No hará felices a los fanáticos de The Who, pero gracias a Dios que se fueron”, dijo Townshend a Rolling Stone. “Porque era jodidamente difícil tocar con ellos. Nunca, nunca lograron crear bandas para sí mismos. Creo que mi disciplina musical, mi eficiencia musical como músico rítmico, mantuvo a la banda unida”.

Townshend notó que “el sonido del bajo de Entwistle era como un órgano de Messiaen. Cada nota, cada armónico en el cielo. Cuando falleció e hice los primeros shows sin él, con Pino (Palladino) en el bajo, estaba tocando sin todas esas cosas… dije: ‘Guau, tengo un trabajo’. Con Keith, mi trabajo era mantener el tiempo, porque él no hacía eso. Así que cuando falleció, pensé, ‘Oh, no tengo que mantener el tiempo más'”.

Townshend recordó que solía decir que le encantaba Daltrey “con los dedos cruzados”. “Ahora, a él también le gusto”, dijo. “Me gustan todas sus excentricidades, sus debilidades, su obsesión por sí mismo y su forma de cantar. Todo sobre él”.

Luego recordó un momento durante la grabación del clásico álbum de 1973 “Quadrophenia”. “Hizo una versión de ‘Love Reign O’er Me’ que fue como un grito de banshee aullante”, explicó Townshend. “Me dirigí a mi ingeniero, Ron Nevison, y le dije: ‘Este chico está destrozado. Está mojado, tiene frío. Ha tenido el día más horrible de su vida. Todo se ha ido. Lo último que va a hacer es gritar. Va a quejarse”.

Al ser persuadido para escuchar de nuevo, Townshend dijo: “Roger estaba en una cabina; No podía verlo. Lo estaba escuchando desde la mesa de mezclas. Y lo escuché de nuevo, y pensé: ‘Fuck. La ha clavado. La ha clavado, porque esta es una voz interna. (Daltrey) se convirtió en actor. Es casi como si fuera un actor de método de finales de los 50 y principios de los 60 que, cuando decís: ‘Aquí está el guion’, dice: ‘Oh, eh…’ y los directores dicen: ‘Por el amor de Dios, solo di las palabras’”.