Menú

Las figuras de la música que perdimos en 2020

02/01/2021 - Noticias
Las figuras de la música que perdimos en 2020

Sin ninguna duda, 2020 quedará como uno de los años más oscuros de la historia. La pandemia de coronavirus obligó a la cancelación de todos los conciertos y espectáculos en vivo. Pero además, hemos perdido a muchas figuras de la música.

Little Richard, Eddie Van Halen, Kenny Rogers, Neil Peart (Rush), Peter Green, Florian Schneider (Kraftwerk), Horacio Fontova, Rosario Bléfari, Gady Pampillón, Bocón Frascino (Pescado Rabioso) y nuestro querido Adrián Cionco (La Mosca) son sólo algunos de ellos.

Repasamos la lista de las figuras -en su mayoría vinculadas con la música- que nos dejaron en 2020.

El baterista y letrista de la banda canadiense Rush murió luego de librar una silenciosa batalla contra una agresiva forma de cáncer cerebral llamado glioblastoma. Peart había dejado una marca indeleble en Rush, tanto con su virtuoso enfoque en la batería como con su talento poético como letrista.


Nacido el 21 de agosto de 1938 en Houston, Texas, Rogers comenzó su carrera en 1957 con una balada al estilo de Elvis Presley llamada “That Crazy Feeling”. En los 70 se convirtió en una estrella de la música country, y al finalizar esa década rompió las fronteras y se acercó al pop.


Fontova se movió en diversos territorios del arte y siempre tuvo como denominadores comunes la versatilidad, el humor y el compromiso. Sobre esos pilares el creador construyó una obra variada y apreciada que –en sintonía con sus más profundas convicciones políticas e ideológicas- siempre lo ligó con lo popular.


Formado por Schneider y Ralf Hütter a finales de los años 60, el uso pionero de Kraftwerk de los teclados y sintetizadores inspiraría más tarde a artistas de todos los géneros del espectro musical, desde el rock y la música electrónica hasta el hip-hop y el pop.


El artista, inicialmente conocido en la Argentina bajo el absurdo seudónimo de Ricardito, formó junto a Chuck Berry y Jerry Lee Lewis una suerte de triunvirato fundacional del rock en el que abrevaron Elvis Presley, The Beatles y The Rolling Stones.


Edgardo Pampillón, tal su nombre real, había nacido en Valentín Alsina el 27 de octubre de 1961. Creció escuchando a artistas de rhythm and blues y rock and roll. Su carrera se inició en 1983, cuando fundó la banda de heavy metal y glam metal Alakrán. También pasaría por La Torre y Tarzen.


Cantante, actriz y poeta, fue reconocida por ser parte de la banda de rock alternativo Suárez. Es considerada la “madrina del indie rock argentino”. Además, trabajó en filmes como “Silvia Prieto” (1999), de Martín Rejtman, y en películas de Raúl de la Torre, María Luisa Bemberg, Gustavo Mosquera, Mariano Galperin y Albertina Carri, entre otros.


Guitarrista y uno de los miembros fundadores de la banda británica Fleetwood Mac, la abandonaría antes de que llegara el éxito internacional. Previamente a eso había tocado en los Bluesbreakers de John Mayall, reemplazando a Eric Clapton.


Eddie Van Halen había nacido en los Países Bajos, pero se mudó al sur de California con su familia a la edad de siete años. Criado en un hogar musical, la futura estrella de rock aprendió inicialmente a tocar el piano antes de descubrir la guitarra y convertirse en uno de los guitarrista más influyentes de la historia del rock.


Además de su fenomenal aporte autoral e interpretativo, Gabriel Fernando Ferro, tal el nombre con el que nació el 6 de noviembre de 1965 en el barrio porteño de Mataderos, fue historiador, narrador, dramaturgo y docente, todas facetas que abrazó con hondura y pasión.


El Spencer Davis Group formó parte de la “invasión británica” a los Estados Unidos de la década del 60 y realizó giras con artistas como The Who y The Rolling Stones. La banda sirvió de trampolín para la carrera solista de su cantante, un por ese entonces jovencísimo Steve Winwood.


Además de su labor como bajista de La Mosca, Cionco dirigía en San Nicolás el estudio de grabación y sala de ensayo El Mudito y encabezaba otros emprendimientos. En sus más de treinta años de carrera, supo integrar otras bandas de rock de San Nicolás, entre ellas Sr. Álvarez y los Quemasábanas durante los años 90.